Ir a versión clásica Ir a versión móvil

España volverá a disputar la final del Europeo S17

Luciano Sabatini, la crónica Luciano Sabatini, la crónica


Santisteban lo vuelva a lograr y tras una brillante semifinal ante Holanda se planta en la finalísima del Europeo donde se enfrentará a Francia, con la que ya empató 2-2 en la fase de grupos. A pesar de que Holanda fue un duro rival, la clase de un grupo unido y donde las individualidades de Thiago, Keko y Rochina desequilibran, fueron las armas perfectas para tumbar a los holandeses liderados por el hermano del madridista Sneijder.

Con el peso y responsabilidad de la historia reciente saltaron los chicos de Santisteban al campo de Atatürk, para intentar birlarle a Holanda el puesto en la final, donde ya esperaba Francia. Los holandeses habían cuajado una brillante primera fase donde sólo quedaron por detrás de los anfitriones turcos, y no iban a ser rival fácil.

Con Carmona y el barcelonista Carles España intentó amarrar el centro del campo en los primeros compases, pero a pesar de dominar la pelota los españoles no conseguían llegar con peligro a la meta defendida por Zoet. Thiago y Canales eran los jugadores con mayor movilidad en el frente de ataque, pero la zaga holandesa, donde destacó Najah, no concedía ni un milímetro.

En el equipo holandés destaca por nombre el pequeño mediapunta, Rodney Sneijder, hermano del jugador del Real Madrid, Wesley, y de sus botas saldrían las mejores jugadas de los suyos en la primera mitad, escoltado por el delantero del Ajax Geoffrey Castillion, un ariete de esos fuertes y que a pesar de su gran envergadura se desenvuelven a la perfección con la pelota en los pies, al más puro estilo del checo Jan Koller, y al que habrá que seguir atentamente su evolución como profesional.

Castillion avisaría primero con una magnífica maniobra desde el borde del área para sacarse de la chistera un fuerte disparo que se marchó lamiendo el larguero. Pero minutos más tarde llegaría el tanto, en otra combinación utilizando al propio Castillion como pivote para poner un centro medido a la cabeza de Sneijder que ponía el 1-0 en el marcador, con el que se llegaría al final de los primeros cuarenta minutos, que como es menester en esta categoría es lo que dura cada parte.

España muestra los dientes



Pero había que remontar, y España tan sólo tardaría cinco minutos en hacerlo. Keko mostró su desborde por la derecha, y el barcelonista Rubén Rochina su potencial ofensivo. Apretó y apretó la roja hasta que el atlético Pulido recogería un balón picado sobre la defensa holandesa para batir al portero holandés y poner la igualada ante el júbilo de los españoles en las gradas y de Santisteban en el banquillo.

El gol trajo el dominio de los españoles y la caraja de los holandeses que parecerían un equipo totalmente distinto al que había enamorado en la primera mitad. El delantero Rochina sería una pesadilla para la zaga holandesa, y con Thiago sirviendo grandes pases y un recién entrado Gavilán se montaría el juego de ataque de los españoles durante toda la segunda mitad. Keko y Rochina tuvieron en sus botas el segundo, pero un rechace desafortunado primero, y un defensa que sacó el balón bajo palos después, daría al traste con las ocasiones españolas.

Sin noticias de Sneijder, y con Castillion mucho más desaparecido, el técnico holandés dio entrada a delantero del Ajax La Parra, que con una gran velocidad fue de lo poco que se salvó de los holandeses. Mucho empuje y fases de juego combinativo brillante, pero los de Santisteban no lograrían mover nuevamente el marcador, que con la igualada condenaba a ambos conjuntos a jugar la definitiva prórroga.

En el tiempo extra España puso mucho más que su rival para llevarse el encuentro, con una gran movilidad de Rochina y Keko en punta y el buen hacer de Thiago. Los de Santisteban estaban dispuestos a llevarse el partido sin llegar a los penaltis, y así sería. El recién entrado Ángel Martínez, jugador del Espanyol, marcaría el tanto del torneo con un zapatazo desde fuera del área que limpiaría las telarañas de la escuadra holandesa para dar el triunfo y el pase a la final de los españoles. COn pocos minutos por delante los holandeses se volcaron al ataque; el susto lo puso La Parra en un remate a puerta vacía y la machada fue de Pulido que salvó milagrosamente a los suyos, sin dejar tiempo para la reacción rival.

Las del próximo viernes será la segunda final consecutiva de la sub 17, que pone al alcance de la mano aquel sueño de reeditar el título que estas futuras estrellas soñaban cuando comenzó el Europeo.

La ficha del partido:

2- España: Álex, Martín, Sielva, Oriol, Pulido, Carmona (Gavilán 51"), Carles (Martínez 81"), Keko, Thiago, Canales (López 85"), Rochina.

1- Holanda: Zoet, Eekman, Burnet, Najah, van Rhijn, Clasie, Bonevacia, Sneijder, Mokthar (La Parra 65"), Cabral (Ebicilio 74"), Castillion.

Goles:

0-1 (33"): Sneijder remata de cabeza sin oposición un centro al segundo palo adelantando a los holandeses.

1-1 (45"): Pulido recoge un balón por encima de la defensa y solo, bate a Zoet.

2-1 (92"): Grandísima volea de Ángel Martínez desde fuera del área que se cuela por la escuadra.

Árbitro: Anders Hermansen, danés, amonestó a Carmona, Carles y Cabral.

Incidencias: 2.000 espectadores en el estadio de Atatürk de Antalya para presenciar el choque de semifinales del Europeo sub 17.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información