Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El árbitro regala la Supercopa al Barça

  • Barcelona 1 - 0 Shakhtar
Barcelona 1 - 0 Shakhtar
I.L. I.L.

Hay cosas que no cambian. Al igual que sucediera con el Chelsea en Stamford Bridge, el arbitraje facilitó la victoria del Barcelona por la mínima ante el Shakhtar Donestk por 1-0 (gol de Pedrito). El colegiado en cuestión dejó sin señalar un claro penalti de Sergio Busquets sobre Luiz Adriano. Y es que jugando con doce gana cualquiera.

Los de Guardiola realizaron ante los ucranianos un pésimo partido. Sin ganas, ni motivación ni velocidad, los azulgrana se dejaron llevar por el ritmo de juego ramplón impuesto por los ucranios desde el primer minuto de partido. Ningún jugador blaugrana estuvo a la altura de lo que se espera de ellos, y sólo una genialidad de Pedrito permitió a los catalanes alzarse con la Supercopa de Europa.

FICHA TÉCNICA

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Abidal; Touré (Sergio Busquets, min. 101), Xavi, Keita; Messi, Henry (Bojan, min. 97) e Ibrahimovic (Pedro, min. 79).

Shakhtar Donetsk: Pyatov; Srna, Kucher, Chygrynskiy, Rat; Gai (Kobin, min. 78), Hübschman, Ilsinho, Willian (Aghahowa, min. 93); Fernandinho (Jadson, min. 77) y Luiz Adriano.

Árbitro: Frank de Bleeckere (BEL). Amonestó con cartulina amarilla a Ilsinho (min. 54), Srna (min. 64), Kucher (min. 89), Messi (min. 89) y Pedro (min. 108).

Gol: 1-0, min. 118: Pedro.

Incidencias: final de la Supercopa de Europa disputada en el estadio Louis II de Mónaco ante 18.000 espectadores.

IBRAHIMOVIC, EL MAYOR TIMO DE LA HISTORIA

Con un Xavi desmotivado, con Messi más tiempo en el suelo que jugando al fútbol, y un Ibrahimovic que lo único que tiene de mago es estar desaparecido todo el tiempo, los de Guardiola apenas crearon peligro en la portería de Pyatov en los noventa minutos reglamentarios. El césped, un descampado parcheado, no ayudó al Barça, obligado por las circunstancias a jugar un partido áspero y plomizo. En la capital mundial del lujo, el equipo de Guardiola se encontró inmerso en un compromiso embarazoso ante un rival casi anónimo, alejado de las pasarelas, de orígenes mineros, muy bien plantado en el campo, organizado de manera casi militar por la pizarra de un viejo zorro, Mircea Lucescu.

EL SHAKHTAR, UN RIVAL MUY DÉBIL

El Shakhtar corrió, corrió y presionó. Apenas le quedó tiempo de jugar al fútbol ni fuerzas para conservar la pelota. En ataque ofreció lo que pudieron sus brasileños, Ilsinho y Willian en los volantes, casi desaparecidos Fernandinho y Luiz Adriano en la punta, todos sacrificados para un trabajo de contención, detener al Barça por encima de todo. Sin ocasiones en la primera parte, sólo un disparo de media distancia de Henry, el Barça avanzó metros en la reanudación. Plantó su defensa en la línea divisoria y Xavi ganó terreno. Cuanto más cerca del área rival juega el '6', más cerca está de tumbar al rival. Cuanto más cerca del área rival, más posibilidades de asociarse con Messi.

Guardiola retiró a Ibahimovic a falta de diez minutos para el final. Sin suerte, el sueco abandonó el partido para dar entrada a la frescura de Pedro por la banda derecha. Había que darle otro aire al equipo, ofuscado por el paso del tiempo y el cero del marcador. Demasiado tarde para evitar la prórroga, pero a tiempo para ganar el título. Pedro, en el momento adecuado y en el lugar preciso, encontró la única brecha del Shakhtar en todo el partido.

EL BARÇA SIEMPRE JUEGA CON DOCE

Pero el protagonista del choque volvió a ser, una vez más, el que lleva el silbato. Frank de Bleeckere, que como persona debe ser muy simpático pero como árbitro es pésimo. Algo que se pudo ver en los instantes iniciales en la segunda parte de la prórroga, cuando dejó sin sañalizar un claro derribo de Sergio Busquets a Luiz Adriano. Hay cosas que no cambian en el mundo del fútbol. Bueno sí, desde hace unos cinco años el Barcelona juega siempre con uno más. Veremos cuánto dura esta tendencia.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información