Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Schweinsteiger lanza a Alemania a semifinales

  • Cuartos: Portugal 2-3 Alemania
Raquel Gutiérrez - La crónica Raquel Gutiérrez - La crónica


La selección alemana fue la primera en conseguir el pasaporte a semifinales, tras vencer por 2-3 a una selección portuguesa, que aunque demostró tener grandes dotes de calidad, siempre fue por detrás de una Alemania que fue superior en los momentos clave, especialmente a balón parado.

Alemania había tenido un ”˜as”™ guardado en la manga durante toda la fase de grupos. Desde el pitito inicial el conjunto germano desplegó un juego muy diferente al que nos había tenido acostumbrado en los tres partidos anteriores. Al contrario de lo que se podía esperar, la selección Portuguesa comenzó muy replegada atrás, esperando un contragolpe en el que alguno de sus delanteros pudiera sorprender, dejando que fuera la alemana la que cogiera la batuta del juego.
Bastaron 13 minutos para que los portugueses se dieran cuenta de que el contrario estaba dispuesto a dejar huecos y espacios para dar muestras de su calidad. Con los dos equipos totalmente entregados y un centro del campo que parecía una fábrica de hacer buen fútbol, lo único que faltaban eran ocasiones claras de gol. Las bandas portuguesas, comandadas por Simao y Ronaldo, fueron las que más veces levantaron a los aficionados. El peligro portugués llegó sobre todo por la banda derecha, de los pies de Simao y un encomiable Bosingwa.



A ”˜semis”™ en cuatro minutos


Sin embargo, cuando más cerca se veía Portugal de adelantarse, hicieron falta solo cuatro minutos para que Alemania encontrara la debacle portuguesa. En el minuto 21, y después de que Moutinho errara en un remate que podría haber significado el primer gol luso, llegó el tanto alemán. Una excelente triangulación Ballack-Podolski- Schweinsteiger, finalizó con el balón en el fondo de la portería defendida por Ricardo. Una pared de libro entre los dos primeros, finalizó en un perfecto pase desde la banda izquierda de Podolski, que fusiló Schweinsteiger. En el 25, Klose cabeceaba una falta lanzada de manera magistral el autor del primer gol. El centrocampista colocó el balón en la testa de Klose, que remató totalmente solo.

Durante todo el partido Cristiando Ronaldo fue dejando pequeñas pinceladas de lo que puede llegar a ser, o ha sido, y de sus pies precisamente salió el balón del primer gol luso. El extremo recibió un gran pase que Simao le había mandado desde el otro lado del campo, lo recogió, y como mejor sabe, salió disparado hacia Lehmann. El meta alemán consiguió desviar el balón, que cayó en los pies de Nuno Gomes, y éste, no perdonó. Portugal no dio en ningún momento el balón por perdido, y a punto estuvo Ronaldo de conseguir el empate antes del descanso, pero el disparo del portugués, desde la frontal del área, se escapó rozando el palo izquierdo del meta teutón.

Después de los quince minutos de descanso reglamentarios, el partido se reanudó mucho más descolocado, con nervios por parte de uno por conservar el resultado y los otros por darle la vuelta. Con la lluvia como protagonista, los cinco primeros minutos de la segunda mitad se jugaron en campo alemán. Los de Scolari salieron creyendo en la remontada, sabiendo que para conseguirlo necesitaban un gol temprano. Por eso, con las líneas más adelantadas y arriesgando, el inicio de las segunda parte fue casi un monólogo de Deco y compañía. El azulgrana fue el director de la orquesta lusa y sin duda uno de los mejores jugadores del partido.

Suspenso de la zaga portuguesa

Pero la defensa no acompañó, la línea de zaga no estuvo a la altura de las circunstancias y en la segunda ocasión del conjunto alemán en la segunda parte, la primera había llegado en el minuto 50, tras un disparo desde la media luna de Hitslperger, se convirtió en gol alemán. Un ”˜deja vu”™ del segundo. Una falta que Schweinsteiger lanzada buscando la cabeza de Ballack, y éste, previa falta, consiguió sentenciar el encuentro.



A partir del tercer gol, Alemania dejó el peso del partido al conjunto portugués, hilando jugadas con peligro, pero lejos del fútbol que había practicado en la primera mitad. Podolski, el mejor hombre en las filas alemanas, junto a Schweinsteiger, fue el único que dibujó algo de peligro en torno a Ricardo. En Portugal, la entrada de Nani, en lugar de Nuno Gomes, que cedió el brazalete de capitán a Ronaldo, dio una mayor profundidad al equipo, que no dejó de buscar el gol, hasta que lo consiguió, precisamente gracias a un gran pase desde la izquierda de Nani, que Postiga remató a placer.

A partir de ese momento, y con el tiempo corriendo en contra, todo Portugal se vino arriba, apelando al espíritu de la remontada y a las ganas de jugar las semifinales. Finalmente no pudo ser. A pesar de que los portugueses estuvieron a la altura de lo esperado, no estuvieron acertados de cara al gol, frente a una defensa difícil de batir. Los alemanes, que demostraron ser un gran equipo, con capacidad para jugar aunque con poca capacidad creativa, cumplieron con su promesa y Ronaldo jugó blindado los 90 minutos, lo que significó una notable pérdida de eficacia para los portugueses, sin duda, la mejor arma de Alemania.

La ficha:

Portugal: Ricardo, Bosingwa, Pepe, Ricardo Carvalho, Paulo Ferreira, Joao Moutinho (Meireles, 30”™), Petit (Postiga 73”™), Deco, Cristiano Ronaldo, Simao y Nuno Gomes (Nani 67”™).

Alemania: Lehmann, Friedrich, Mertesacker, Metzelder, Lahm, Schweinsteiger (Fritz 82”™), Rolfes, Ballack, Hitzlsperger (Borowski 72”™), Podolski y Klose (Jansen 88”™).

Goles: 0-1 Schweinsteiger, min 21; 0-2 Klose, min 25; 1-2 Nuno Gomes, min 40; 1-3 Ballack, min 66; 2-3, Postiga, min 87

Árbitro: Peter Fröjdfeldt (Sue): sacó cartulina amarilla a Friedrich, Lahm por Alemania; Pepe, Postiga por Portugal

Estadio: St.Jakob Park (Basilea).

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información