Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Laporta se siente "legitimado" para seguir

EFE EFE
Joan Laporta, presidente del FC Barcelona, ha admitido "el voto de castigo" que ha sufrido hoy, después de que 23.870 socios hayan votado en su contra en la moción de censura, pero se siente "legitimado" para continuar adelante y agotar el mandato hasta el 30 de junio de 2010.

Los votantes del sí se quedaron a 5,40 puntos de conseguir su objetivo y forzar elecciones, al obtener el 60,60 por ciento de los votos. Las tesis de la directiva sumaron 14.871 adeptos (37,75 por ciento).

Un Laporta muy sonriente apareció ante los medios de comunicación pasadas las 12.30 de la madrugada y agradeció el "ejemplar ejercicio democrático" que hoy dieron los socios del FC Barcelona. "El Barcelona ha salido reforzado y quiero felicitar a todos los barcelonistas", ha dicho.

Tras felicitar a Oriol Giralt, el promotor del voto de censura, Laporta ha recordado que el voto de censura "no ha triunfado" y, por lo tanto, "podemos agotar el mandato".

"Acabaremos (nuestro mandato) por coherencia, porque estamos legitimados y por sentido de la responsabilidad (hasta 2010). Está claro que se ha tratado de un voto de castigo, por lo que hemos hecho en los dos últimos años", ha dicho.

El presidente del Barça ha asegurado que desde la directiva se analizarán los resultados y "se actuará en consecuencia" para "con las correcciones necesarias" conseguir "que haya calma y recuperar la estabilidad".

"El proceso ha supuesto una gran tensión en la institución. Trabajaremos en este sentido. La concordia del barcelonismo es necesaria para el bien del equipo y lucharemos para conseguirlo", ha insistido.

Laporta ha admitido que los resultados son un evidente "voto de castigo", que desde la directiva se acepta "por coherencia y responsabilidad", pero considera que a partir de ahora el club será "gobernable", ya que "la democracia siempre gana".

Ha asegurado que ningún directivo se ha planteado dimitir, ni él lo ha pensado tampoco. "No tenía pensado dimitir, porque tenía confianza en que no prosperaría la moción y ese -la dimisión- no es un hecho que te plantees", ha dicho.

Cuando se le recordó que hace diez años exigió que el entonces presidente, José Luis Núñez, dimitiera en el caso de que los promotores de la moción de censura obtuviera un voto más que los apoyos de la presidencia, Laporta aseguró que se trataba de "una circunstancia diferente".

"Entonces no existía la limitación de mandatos", ha dicho Laporta, quien ha reconocido que en estos días se ha vivido "el momento más débil de su mandato".

No quiso analizar si algunos socios se han podido dejar manipular, pero ha asegurado que la directiva llevará a cabo una política de "mano tendida" con la idea de "hacer lo mejor para los intereses del Barça y continuar todos juntos".
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información