Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Benítez llega dejando las cosas claras

  • "Lo que no se puede negar es que Benítez está demostrando ser desde el primer momento el 'cirujano de hierro' que reclamaba la directiva merengue para volver a meter en vereda al equipo"
Jaime de Carlos - La Opinión
 Jaime de Carlos - La Opinión Jaime de Carlos - La Opinión

Posiblemente uno de los grandes motivos por los que el Real Madrid ha elegido a Rafa Benítez reside en su fama de técnico férreo y controlador. Una de las principales razones para ‘sentenciar’ a Carlo Ancelotti ha estado en  su incapacidad para gestionar adecuadamente el día a día del vestuario, consintiendo en exceso a los jugadores y viéndose incapaz de tomar decisiones cuando la situación lo demandaba. El ejemplo más 'sangrante' de ello posiblemente haya sido el de Iker Casillas, algo de lo que Rafa Benítez parece haber tomado nota desde el primer instante.

Más allá de su rendimiento deportivo, la situación de Casillas lleva dos años y medio generando desgaste en el club y en sus entrenadores. Primero fue Mourinho, quien decidió de la noche al día dejar al portero en el banquillo. A pesar de la lesión posterior del guardameta, la situación fue enquistándose hasta prácticamente establecer un muro divisorio entre el entrenador y la plantilla. Por eso la última campaña del portugués en el club fue un fracaso absoluto, ya que el técnico no fue capaz de motivar a un grupo en el que sólo un puñado de jugadores quería escuchar lo que él tenía que decirles.

Posteriormente llegó Ancelotti y, aunque comenzó tomando una decisión salomónica, acabó claudicando al peso de la presión. En su primer año decidió que Diego López fuera el titular en Liga y Casillas lo fuera en Champions y Copa. Y la jugada no le salió mal, ya que ambos acabaron medianamente contentos y el equipo ganó dos títulos. Pero el principio de su perdición llegó cuando aceptó traspasar al gallego y establecer definitivamente en el puesto al capitán. En ese sentido se acabaron las medias tintas e Iker fue su portero para todo el curso, salvo intrascendentes partidos otorgados a Keylor Navas.

El rendimiento del portero y del equipo acabó siendo el que fue y Ancelotti terminó en la calle. Sin embargo, la patata caliente del futuro de Casillas seguía en pleno vestuario merengue y la iba a heredar el siguiente técnico, Rafa Benítez. Pero este no ha tardado ni diez días en dejar las cosas bien claras. De hecho, sus palabras de hace unos días en las que aseguraba que Keylor "es un buen portero" fueron bastante reveladoras, porque las mismas se produjeron en el contexto de una entrevista en la que realmente le estaban preguntando sobre el hipotético fichaje de David de Gea.

 

Rafa Benítez

Que Benítez nombrara a Keylor fue una verdadera declaración de intenciones, ya que puso el foco en el, aparentemente, 'eslabón' más débil de la cadena de porteros merengues. Nadie duda de que De Gea acabará llegando, por lo que la gran cuestión es quién va a ser el segundo portero del equipo blanco. Y que Benítez hablara expresamente del costarricense se puede interpretar como una claridad de ideas en este asunto, justo lo que no tuvo Carlo Ancelotti en sus dos años en el Real Madrid.

A buen entendedor, pocas palabras bastan. Y aunque Benítez no ha dicho nada en claro, ya se le sobreentiende en algunos aspectos. Casillas no necesita ser muy perspicaz para darse cuenta que el nuevo entrenador no le tiene actualmente entre sus prioridades. En su mano está cumplir el sagrado contrato que firmó hasta 2017, pero a sabiendas de que si lo hace posiblemente acabe viendo muchos partidos desde la grada. Lo que equivale a una 'jubilación futbolística' anticipada. Por eso se entiende que el mostoleño esté dándole vueltas ahora a su futuro, consciente de que, por mucho que quiera pelear por un sitio en el once, ni los años ni su rendimiento reciente le avalan. El futuro del Madrid no es suyo y probablemente tampoco lo sea el presente, y esa es una perspectiva dura que invita a que se plantee muchas cosas.

Lo que no se puede negar es que Benítez está demostrando ser desde el primer momento el 'cirujano de hierro' que reclamaba la directiva merengue para volver a meter en vereda al equipo. Él conoce el club mejor que nadie y es consciente de que la presión en el Real Madrid multiplica por mucho a la que tenía en Nápoles. Y sabe perfectamente que, en caso de no solucionar de primeras la situación de Casillas, puede acabar teniendo un desgaste importante que le dificulte mucho su trabajo. Así que no le ha quedado otra que dejar las cosas claras de puertas para dentro e insinuarlas en público, para que afición y prensa empiecen a hacerse a la idea de lo que va a pasar en los próximos días. Al fin y al cabo, por esto es por lo que realmente el Real Madrid le ha elegido.

 

Puede seguir a Jaime de Carlos en Twitter: @wordsentinel

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información