Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La plantilla está con Schuster

José Manuel Estrada José Manuel Estrada

Parece que las aguas vuelven a bajar algo revueltas, que no mucho, en el Real Madrid. El equipo dio síntomas de mejoría en los partidos contra el Recreativo de Huelva y el Bate Borisov, pero volvió a caer en el Coliseum Alfonso Pérez ante un Getafe que se mostró superior al equipo merengue. Por eso ha vuelto a salir alguna que otra voz discrepante sobre la labor del alemán, pero con 24 lesiones que lleva su equipo en menos de tres meses y medio de competición es difícil lograr una continuidad en Liga y mantener la regularidad en un bloque competitivo.

Y es que se dice pronto: 24 lesiones en lo que va de temporada. Desde dentro del equipo se está trabajando concienzudamente en intentar aclarar la causa de esta plaga, y todo el mundo apunta al nombre de Walter Di Salvo. Sin embargo, y al contrario de lo que muchos piensan, la labor del italiano no entra dentro de la jurisdicción de Bernardo, sino que es una parcela independiente que corresponde a otro campo de acción: eso depende de Mijatovic y no de Schuster.

Que conste que no se trata de culpar ni a nada ni a nadie de la preparación física. Pero cuando un equipo de la talla del Real Madrid tiene un problema tan serio y continuado con las lesiones como el que se está produciendo este año la misión de los responsables del área técnica es la de buscar causas y soluciones. Las recuperaciones “milagrosas” tan rápidas, los jugadores que reaparecen sin estar al 100%, la ansiedad, la responsabilidad, las urgencias de ganar partidos… Todo ello suma y hace que se esté viviendo una situación muy tensa. Y es por ahí por donde puede venir el origen de todos los males.

A pesar de la crisis, los pesos pesados de la plantilla están con Schuster. En ningún momento han criticado al míster, ni dentro ni fuera de la caseta. Aunque esto no quiere decir que, en caso de que la situación vaya a peor, la cúpula directiva pueda tomar la decisión de prescindir del entrenador. De momento, no hay fumata blanca sobre Schuster y todo se deja para el futuro a corto plazo de los partidos de diciembre: sobre todo, el clásico contra el FC Barcelona dentro de dos semanas. Ese partido va a ser a cara o cruz, moneda al aire y, para más inri, en campo contrario. Afortunadamente para Schuster, la clasificación para los octavos de final de la Champions ha dado cierto crédito al alemán que, pese a quien le pese, ninguna culpa tiene de la mala confección de la plantilla. Habrá que reclamar en otra ventanilla…
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información