Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Drenthe y el mobbing del madridismo

Alberto Piñero Alberto Piñero

Dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver y, aunque pueda estar metiéndome en un charco al defender públicamente a Drenthe, creo que la situación que está viviendo el holandés en el Real Madrid está cargada de injusticia.

El día que el Madrid debutó esta temporada en el Bernabéu (ante el Al-Ittihad en la Peace Cup), Drenhte salió de titular en el lateral izquierdo y, durante la mayor parte del partido, al holandés se le vio con suficiencia para ser el segundo partido de pretemporada, e incluso algo mejor que en algunos partidos de Liga de la campaña pasada a pesar de estar en un puesto que no es el suyo. Sin embargo, mediada la segunda parte, se le escapó el balón de las manos al realizar un saque de banda, lo que desencadenó una cascada constante de risas, chismorreos e incluso silbidos hasta el final del encuentro por parte de los poco más de treinta mil personas que se congregaban en el coliseo blanco, y que hasta entonces se hallaba sumido en el más sepulcral de los silencios. Esa situación me llamó tanto la atención que desde entonces me he fijado algo más de lo normal en las sensaciones que despierta el joven extremo entre el madridismo, y el resultado es lo esperado: Drenthe no cuenta para nada con el beneplácito de los aficionados merengues (por ser muy suave y diplomático).

Que Drenthe no es jugador para ser titular en este Real Madrid es algo que parece claro a todas luces. Que Drenthe es uno de esos jugadores que bien podrían ser cedidos y sólo ser repescados si finalmente despuntan es algo que también es aceptable. Ahora, ¿por qué hay que martirizar al jugador cada vez que toca el balón? ¿Acaso no se merece el respeto tanto como cualquier otro futbolista?

Desgraciada e incomprensiblemente, el ser humano tiende a encumbrar a ciertas personalidades públicas y perdonarles en sociedad cualquier acto por grotesco que parezca, mientras que entierra a otras pese a quien pese aunque no haya pruebas suficientes. Se imaginan las reacciones si es Eto’o el que le pide a Mourinho no jugar en liga para prepararse un partido con su selección como ha hecho Messi. Pues algo similar sucede con Drenthe, que es uno de los que más en forma se encuentra en este momento, ha cuajado una pretemporada muy notable teniendo en cuenta lo demostrado en los dos años anteriores, es un jugador con un gran potencial… y los palos le llueven desde su propia casa, lo haga bien o lo haga mal. Fue el propio Bernabéu el que ya dilapidó al futbolista a mediados de la pasada temporada, y volver a hacerlo de nuevo ahora que parece que puede empezar a despegar no creo que sea lo mejor para el Madrid.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información