Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Bien por las rotaciones

Alberto Piñero Alberto Piñero

¿Cómo puede ser que los futbolistas estén cansados con dos jornadas de Liga? Si trabajando dos horas al día necesitan descansar, yo que trabajo diez se lo voy a pedir también a mi jefe” me decía el otro día un amigo cuando el tema de las rotaciones salió en la conversación que manteníamos, y que por cierto terminó sin un consenso claro. Sé que no le faltaba parte de razón a ese argumento, y que no es ni mucho menos la única persona que piensa así en nuestro país, sin embargo yo he de situarme en la misma acera que todos aquellos que apuestan por las rotaciones (o los descansos, tal y como decía Manolo Sanchís).

Primero, porque evidentemente es beneficioso para el estado de forma de los jugadores, para que así lleguen con batería suficiente a la fase final de la temporada. Pero también, y por un motivo más empírico si cabe, para que todos los jugadores de la plantilla sumen minutos, y se sientan así integrados e importantes en el equipo.

A principios de la semana pasada, cuando en la Ciudad Deportiva de Valdebebas apenas había cinco periodistas y trece jugadores del primer equipo merengue, Manuel Pellegrini se acercó a hablar con sus futbolistas, que empezaban a mostrar algo de desidia después de una semana jugando al fútbol-tenis. El técnico les arengó para que se esforzaran en cada sesión porque, si lo hacían, serían ellos quienes saldrían de titulares ante el Espanyol. Dicen que el fútbol es un estado de ánimo, y desde luego que esas palabras del chileno debieron ser mano de santo, visto el partido que cuajaron Granero y Guti en Cornellá.

En el fútbol actual, las temporadas son muy largas, y tarde o temprano los entrenadores necesitan tirar de jugadores que en principio no partían entre sus trece o catorce preferidos, ya sea por las lesiones, sanciones, el cansancio u otros contratiempos. Y es precisamente en esos momentos donde se demuestra si un técnico ha hecho bien su trabajo y ha sido capaz de exprimir el fútbol a todos sus jugadores, o sólo a once de ellos. ¿Cuántos jugadores punteros de la Liga se han desinflado al llegar al Madrid? ¿Cuántos canteranos madridistas han triunfado lejos del Bernabéu? ¿Es posible que si hubieran jugado más minutos, se hubieran sentido con más confianza y hubieran rendido a un mayor nivel?

Aunque anoche Pellegrini no hiciera muchas rotaciones que digamos, apenas Drenthe, me alegro de que a la primera de cambio haya demostrado que está dispuesto a hacerlas. Guardiola mismamente se lo propuso así el año pasado y consiguió que cualquiera que jugara –ya se llamara Piqué, Busquets, Pedro o Muniesa- rindiera a un notable nivel. Y es una pena que casos como los de Guti y Granero el pasado sábado sean noticia cuando debería ser una norma casi general.

Un saludo Victor.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información