Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¿Oportunidades o puro exhibicionismo?

Alberto Piñero Alberto Piñero

La Fábrica está de enhorabuena. En las tres últimas jornadas Manuel Pellegrini ha hecho debutar con el primer equipo a dos canteranos cuando en las veintisiete anteriores no lo había conseguido ninguno. Es de alabar la decisión del entrenador madridista, pues el salto entre Segunda B y la máxima categoría del fútbol español es bastante grande, y más si se trata del Real Madrid, donde está la flor y nata del Viejo Continente. Realmente, en Getafe se dio un paso importante al romper esa barrera existente entre el primer equipo y el filial.

Sin embargo la felicidad no es plena en la familia madridista. Y es que entre Pedro Mosquera y Marcos Alonso apenas han sumado ni cinco minutos de juego en Primera División y, al menos a mí, me queda ese sabor agridulce de que no hayan podido gozar de más tiempo para demostrar su valía. Máxime cuando ante el Getafe, Mosquera salió en el 89 por Xabi Alonso cuando el Madrid ganaba por 0-4 desde el minuto 36, mientras que Marcos Alonso salió en el 90 cuando el conjunto blanco ganaba por 0-2 al Racing desde el minuto 76.

Mosquera y Marcos Alonso son, junto a otros muchos de los que hemos ido hablando en Defensa Central, dos de los jugadores más interesantes del Castilla, de ésos que se intuye que podrían funcionar a medio o corto plazo en el primer equipo. Y es precisamente por ello por lo que aún se antojan más escasos los minutos de los que han dispuesto.

Eso sí, a pesar del poco tiempo del que dispusieron sobre el verde, ambos debuts han gozado de una gran relevancia mediática. Y es que aparte de que se informara de su concurso con el primer equipo, luego los dos jugadores salieron en zona mixta tras sus partidos, y los dos jugadores concedieron entrevistas a varios medios de comunicación al día después por ejemplo. Lo que me lleva a reflexionar si en realidad lo que se buscaba con estos debuts era de verdad dar una oportunidad a jugadores con proyección, o tan sólo exhibirlos para que toda la Primera División los conociera. Tan lícita es una cosa como la otra, pues además de la experiencia que ellos hayan podido vivir, lo cierto es que el caché de ambos ha subido y ante una eventual cesión o traspaso a otro equipo, estos jugadores valen más ahora. Pero, sinceramente, es una pena que pudiendo haber matado dos pájaros de un tiro, sólo se haya hecho blanco en uno.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información