Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Salida importante, pero no urgente

  • "Tener a un suplente que cobra 10 millones de euros por temporada es una locura, pero no se le debe malvender"
Diego Vargas - La Opinión
Diego Vargas - La Opinión Diego Vargas - La Opinión

Ricardo Kaká ha perdido toda la credibilidad del madridismo. En los últimos tiempos se habla del interés de varios clubes europeos por el brasileño. Y, en mi opinión, el Real Madrid debería pensar en la aceptación de alguna de las ofertas, si es que llegan a producirse. Sin hueco en el once, tener a un suplente que cobra 10 millones de euros por temporada es una locura, pero peor sería dar salida a un hombre de su trayectoria por un precio ínfimo.

Vender no es lo mismo que malvender. El club blanco hace muy bien en tratar de sacarle el mayor rendimiento económico posible al mediapunta carioca. Aun a riesgo de tener que mantenerlo en plantilla, hay que tener claros los objetivos merengues con su venta. Quitárselo de encima porque sí no es uno de ellos, ya que el Madrid sabe que todavía lo puede ‘colocar’ a buen precio y su salida no es realmente urgente. Al menos, no es un tipo que vaya a dar problemas en el vestuario.

Es evidente que Mourinho no confía demasiado en él. Si su confianza en el brasileño estuviera al cien por cien, Kaká habría jugado más en la Supercopa. Ante el Barcelona Özil se desfondó, especialmente en la ida. Pero el técnico luso miraba al banquillo y no veía ninguna solución para poder sustituir al alemán. El ex del Milán llegó al Bernabéu con una etiqueta muy distinta a la que ha mostrado. Y ya no le quedan excusas para explicar el por qué de su bajo rendimiento.

Personalmente, siempre he sido un firme defensor de la continuidad de Ricardo Kaká. En el fondo, esperaba que pudiéramos ver en España una parte al menos de lo que brilló en San Siro. Sin embargo, cada vez que salta al terreno de juego se ve que no va a ser así. Se le ve bajo de confianza, inseguro de sus posibilidades, y eso acentúa su mal momento de forma. Probablemente regrese a Milán o se marche al PSG y termine recuperándose, pero tres temporadas son demasiadas para una afición como la del Real Madrid.

La exigencia de un club como el de Concha Espina es demasiada para continuar esperando al brasileño. Todavía queda una semana de mercado, y los blancos deberían pensar en la contratación de un nuevo suplente (o acompañante) para Özil, dando salida al primer gran fichaje de la segunda era de Florentino. Siempre y cuando llegue una oferta adecuada. Creo que aún puede ocurrir. Si no es así, seguiré confiando en que una versión mejorada de Kaká es posible. No queda otra.


Puedes seguir a Diego Vargas en Twitter: @ddeagol

Puedes seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información