Ir a versión clásica Ir a versión móvil

No repitamos errores con Özil

  • "Creo que hay que ser pacientes con el alemán. Como todo futbolista, está pasando por un mal momento. Pero ese no es motivo ni mucho menos para dudar de su calidad"
Diego Vargas - La Opinión
Diego Vargas - La Opinión Diego Vargas - La Opinión

El rendimiento de Mesut Özil en los últimos tiempos le ha puesto en el disparadero, y ya son muchos los que hablan de que el alemán incluso podría abandonar el Real Madrid por la puerta de atrás el próximo verano. Sería el adiós de un futbolista que ha demostrado en el Bernabéu de qué pasta está hecho, dejando la impronta de un genio que esta temporada se ha apagado. Es como si se le hubiera acabado la magia, pero la varita de Özil volverá a brillar con fuerza y el Madrid no debe cometer el error de dejarle escapar antes de tiempo.

El arranque de temporada de Mesut Özil no ha tenido nada que ver este año con lo que mostró al madridismo el pasado curso. Eso lo tenemos claro todos. El alemán no es el mismo. Llega tarde, se le ve agotado, no se asocia igual con los delanteros, no está fino en el último pase... Son muchas carencias con respecto a las cualidades que hizo constar el año pasado, y estos defectos le han llevado a perder el hueco en el once titular de Mourinho, unas veces en favor de Kaká, otras en favor del famoso trivote e incluso para dejar hueco a Callejón, como ocurriera el sábado en el Sánchez Pizjuán.

Sin embargo, creo que hay que ser pacientes con él. Como todo futbolista, está pasando por un mal momento. Pero ese no es motivo ni mucho menos para dudar de su calidad. Ya hay quien habla de que su vida nocturna es agitada e incluso hay especulaciones con su posible salida del club blanco. Hace unas temporadas, si no recuerdo mal, ocurrió lo mismo con un tal Wesley Sneijder: un futbolista que, en mi opinión, jamás debió abandonar el Real Madrid. Con estilos diferentes y salvando las distancias, creo que el caso Özil puede convertirse en algo similar: un hombre que destaca en su primer año y que con el tiempo acaba cayendo en la desidia y abandonando el Bernabéu por la puerta trasera.

Sneijder se marchó al Inter y precisamente con José Mourinho al frente acabó recuperando e incluso mejorando el nivel que había mostrado al llegar a Chamartín. Con los italianos ganó el triplete y llevó a Holanda a la final del Mundial, donde perdió contra España. Incluso, en mi opinión, debió ganar el Balón de Oro, aunque curiosa e injustamente ni tan siquiera estuvo entre los últimos tres nominados. ¿Fue un error dejarle marchar? Aunque en aquel momento parecía lo más lógico, creo que sí lo fue. Por eso mismo espero que no pase lo mismo con Özil. No me cabe ninguna duda de que volverá a ser el mismo. Confiemos en él y tengamos paciencia.

 

Puedes seguir a Diego Vargas en Twitter: @ddeagol

Puedes seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información