Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Keylor Navas, trabajo y superación

  • El meta 'tico' siempre confío en sus posibilidades
El meta 'tico' siempre confío en sus posibilidades
Alejandro Albaladejo - El Reportaje Alejandro Albaladejo - El Reportaje

La vida le sonríe a Keylor Navas. Titular de la portería del mejor equipo del mundo y cerca de entrar en la historia del Real Madrid. Solo le han hecho falta siete partidos de Liga y dos de Champions para ganarse el cariño de todo el madridismo y demostrarle a aquellos que dudaban de él que está perfectamente capacitado para defender la portería del mejor equipo del mundo.

Pero para llegar hasta aquí Keylor ha tenido que pasar por multitud de situaciones difíciles en las que muchos de nosotros podríamos haber tirado la toalla. Él no lo hizo. El último escollo que estuvo a punto de frustrar su sueño de triunfar por el Real Madrid fue el culebrón De Gea. Como el portero 'tico' ha reconocido publicamente, nunca quiso irse de la entidad de Chamartín, de ahí sus lágrimas al llegar a casa el día 31 de agosto.

Una vez que supo que se quedaba en el Santiago Bernabéu rompió a llorar con su esposa para liberar toda la tensión acumulada durante las horas previas. Era su momento. El de aprovechar al máximo esta oportunidad que según Keylor, Dios le había brindado.

Nacido un 15 de diciembre de 1986 en San Isidro, Pérez Zelrón, al sur de Costa Rica. Pronto se iba a dar cuenta de que su pasión era el fútbol. Debutó con el Deportivo Saprissa en el año 2005. Tenía apenas 18 años y, como le ha pasado a lo largo de su carrera deportiva, no le fue fácil entrar en el equipo titular. No fue hasta el torneo de verano de 2007, con 20 años, cuando Navas se consolidó en la portería del equipo más importante de Costa Rica. Digamos que había dado el primer paso hacía el éxito.

Cinco años en el Saprissa y un sin fin de títulos para el guardameta costarricense. Campeón de Concacaf con Saprissa en el 2005, Campeón Nacional con Saprissa en el 2006, Campeón Nacional con Saprissa en el 2007, Campeón Nacional con Saprissa del Invierno 2007, Campeón Nacional con Saprissa del Verano 2008, Campeón Nacional con Saprissa del Invierno 2008, Campeón Nacional con Saprissa del Verano 2010.

Tras ganarlo prácticamente todo, Keylor Navas decide dar el salto a Europa con 23 años. No se fue a un club grande, ni siquiera a un equipo de Primera División. El Albacete le da la oportunidad a Navas de venir al viejo continente y el cancerbero no la iba a desaprovechar. Su sueño de triunfar en el fútbol estaba más cerca.

Su año en el equipo de la mancha, individualmente hablando, fue bueno, pero sus actuaciones durante los 36 partidos que jugó en el Alba no fueron suficientes para impedir que el equipo descendiera a la Segunda División B del fútbol español. De nuevo un varapalo tremendo para el guardameta.

Pero el destino le tenía algo reservado a Keylor. Y es que a pesar de que el Albacete descendió de categoría, el Levante quiso ficharlo en el verano de 2011. Suplente de Munúa sus dos primeros años en el conjunto valenciano, Keylor, una vez más, aprovechó sus oportunidades de ser titular en la Europa League en la temporada 2012-2013 para ganarse un sitio de cara a la temporada siguiente, la de su explosión.

Con la salida de el portero uruguayo con rumbo a la Fiorentina, los granotas deciden darle la titularidad a Navas durante la temporada 2013-2014. Es ese año cuando el mundo entero se da cuenta de que estamos ante uno de los mejores del planeta. Sus paradas a lo largo de esa temporada permiten al Levante continuar en Primera y, además, acude al Mundial de Brasil, en el que, literalmente, se sale.

Premiado como mejor portero de la Liga BBVA en la temporada 2013-2014, tercer mejor portero del mundo para la IFFHS, mejor portero de la Concacaf y nombrado en tres ocasiones mejor jugador del partido durante el Campeonato del Mundo de 2014, en el que Costa Rica hizo historia llegando a los cuartos de final, cayendo eliminados contra Holanda en la tanda de penaltis.

Tras su espectacular año, el Real Madrid decide hacerse con sus servicios y pagó unos 10 millones de euros al Levante. Como todo en su vida deportiva, no le ha sido fácil llegar a ser el titular del conjunto blanco. El año pasado, Carlo Ancelotti decide darle al titularidad a Iker Casillas y apenas juega 10 partidos a lo largo del año, y nunca seguidos. Navas no pudo demostrar que estaba capacitado para defender la meta blanca.

Ancelotti se marchó e Iker Casillas también, por su parte llegaron Rafa Benítez y Kiko Casilla. Todos partían de cero y Navas convenció al técnico madrileño desde el primer momento, aunque a falta de unas horas para que terminara el mercado de fichajes, el Real Madrid le dijo que se tenía que marchar a Manchester. De Gea estaba hecho y el costarricense iba a ser el sustituto de David en el conjunto de Old Trafford.

Afortunadamente para él, la documentación necesaria para realizar este tipo de contrataciones no llegó a tiempo, la operación se deshizo y Navas ha podido jugar esos cinco partidos seguidos que pedía desde que llegó al Santiago Bernabéu. Solo quería cinco partidos para demostrar que estamos ante un auténtico porterzo. Los ha tenido, estos cinco nueve, siete de Liga y dos de Champions, y con su constacia y trabajo, Navas está viendo cumplido, por fin, el sueño que tenía de triunfar en el conjunto blanco

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información