Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Florentino y Ramos hablaron este lunes para buscar unidad

  • 'Marca' asegura que ambos mostraron su disposición para salir adelante
'Marca' asegura que ambos mostraron su disposición para salir adelante
 Defensa Central Defensa Central

Los principales responsables del Real Madrid tienen claro que estas Navidades deben buscar la unidad más que en ningún otro año. El equipo atraviesa momentos complicados, por lo que es el momento de huir de fracturas internas que puedan poner las cosas aún más difíciles. Por eso Florentino Pérez y Sergio Ramos decidieron hablar el pasado lunes antes de que el sevillano se marchara de vacaciones.

El diario 'Marca' informa de la reunión que se produjo a principios de la presente semana. Ramos habló para la prensa tras el partido ante el Rayo Vallecano y dejó claro que para la plantilla lo más importante es la palabra del presidente. Por eso Florentino decidió hablar con él directamente al día siguiente, de forma que pudieran diseñar juntos un discurso único para transmitirlo a la afición a través de los medios de comunicación. Y según el citado medio el mensaje del mandatario fue claro, ya que pidió a su capitán que todos estén unidos en los próximos meses.

Desde que Casillas dejó el club el pasado mes de agosto Ramos se ha alzado como el líder del plantel, por lo que ahora su responsabilidad pasa por ser el nexo de unión entre el vestuario y la directiva. Así que Florentino le transmitió su confianza y le pidió que sea el encargado de implicar a todos sus compañeros en el proyecto de Rafa Benítez. A pesar de lo rumoreado en las últimas horas el deseo del club sigue siendo mantener al madrileño al frente del equipo, ya que se considera que el problema está en lo mucho que se ha "consentido" a los jugadores en los últimos meses.

De ahí que la intención sea no ceder a menos que la situación sea crítica e insostenible. Las soluciones pasan por los jugadores, que al fin y al cabo son los que saltan en cada partido al campo. Y así se lo comentó el presidente al capitán, dejándole claro que el entendimiento entre el entrenador y el plantel debe ser el primer paso para alcanzar los objetivos marcados para esta temporada.

 

Portavoz del grupo

Lo cierto es que Ramos volvió a ejercer de portavoz del grupo. Los jugadores ya están asumiendo que el futuro pasa por Rafa Benítez y que deben acercar posturas con el entrenador pese a no comulgar con algunas de sus decisiones y maneras de llevar el grupo.

La decisión de la directiva que encabeza Florentino Pérez es firme. Tanto que presidente y capitán hablaron ayer. El mensaje del máximo dirigente fue, de nuevo, el de recuperar la unidad como solución a todos los males que rodean al equipo. El presidente sabe de la importancia de Ramos dentro del grupo, de ahí el acercamiento y su interés en saber en qué estado se encontraba su hombro. Otra historia será cuando termine la temporada, momento en el que se sentarán a hablar de nuevo.

Pitos de la grada

La censura llegada desde la grada hacia los jugadores, ratifica la idea directiva de que el error no está en el banquillo única y exclusivamente y que la culpa hay que repartirla con los jugadores. Ya saben aquello de Benítez es la solución y no el problema.

Los directivos afirman que han analizado la situación y que ya tienen el diagnóstico. No pasa por el adiós del técnico, tal y como confesaron ayer durante la comida de Navidad con los medios de comunicación y sí por demostrar quién tiene el poder y quién debe acatar las decisiones adoptadas por el club. Y estas pasan por ver a Benítez en el banquillo, además de otras nada del agrado de los jugadores, pero que consideran imprescindibles para no perder el principio de autoridad.

"No podemos consentir tanto. Sabemos dónde está radicado el problema y pronto lo vamos a solucionar", comentaron entre el discurso de Florentino Pérez y los habituales corrillos de este tipo de encuentros. Seguridad total y absoluta. Al menos eso es lo que dejaban entrever sin reparo alguno.

El hallazgo del mal llega acompañado de un mensaje de optimismo, el que habla de la posibilidad, todavía real, de ganar los tres títulos. Al menos eso afirman en la zona noble. Y es que están convencidos de que el Tribunal de Arbitraje del Deporte dará la razón al club blanco. En caso contrario, los dirigentes piensan acudir al juzgado de lo contencioso-administrativo, tal y como adelantó MARCA. Mantienen que no hay notificación alguna de la sanción y que la razón terminará siendo blanca, aunque sea a costa de acudir a la última instancia, alejada del círculo deportivo.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información