Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La Undécima se merece una remontada

  • El Real Madrid cayó 2-0 en el campo del Wolfsburgo en el partido de ida de cuartos de la Champions.
El Madrid encajó gol en Alemania El Madrid encajó gol en Alemania
El Real Madrid perdió 2-0
David Jorquera David Jorquera

El Real Madrid se llevó un duro golpe en su visita al campo del Wolfsburgo. El cuadro de Zidane, que recibió un arbitraje lamentable, perdió por 2-0 en su visita a Alemania. El próximo martes, en el Bernabéu, el equipo blanco intentará la remontada que le pueda acercar a las semifinales de la Champions

Zidane, con un único cambio respecto al clásico

Se podría decir que los primeros 15 minutos de partido del Real Madrid fueron imperiales. Aun con el subidón de la victoria en el clásico, los de Zidane entraron al encuentro ante el Wolfsburgo como si el partido se estuviera jugando en el Bernabéu. Con posesión, dominio y un rival preocupado solo de no encajar goles, es decir, el partido medio que suele encontrarse en su casa el Real Madrid, con la salvedad de que era Europa y se jugaba en Alemania.

El arbitraje machacaba al Madrid

Las sensaciones del equipo de Zidane eran muy buenas, todo lo contrario que las del árbitro. Si el martes habíamos asistido a una exhibición arbitral en el Camp Nou grotesca, lo que tuvo que sufrir el Real Madrid en el Volkswagen-Arena rozó lo penal. En el primer minuto de partido a Cristiano Ronaldo se le anulaba un gol por un fuera de justo muy justo, tanto que si no lo pita nadie hubiera podido pedir responsabilidades de ningún tipo. A los cuatro minutos, Luiz Gustavo atropellaba claramente a Bale dentro del área en un penalti de libro que el italiano Rocchi se tragó como una de las buenas pizzas de su tierra. Fueron las dos primeras pinceladas arbitrales que volvían a demostrar la simpatía que la UEFA tiene por el equipo más laureado de Europa. Ninguna.

Pésimo árbitro

Como dice el afamado refrán de ‘no hay dos sin tres’, al Madrid le cayó el tercer palo arbitral a los 16 minutos. El italiano pitaba penalti de Casemiro a Schürrle cuando fue el alemán el que pateó la pierna del jugador brasileño del Real Madrid. Un regalo que Ricardo Rodríguez aprovechaba para poner el injusto 1-0.



Dudas 'gracias' al árbitro en el Madrid...y 2-0

El Madrid acusó el golpe. Siguió llevando el ritmo del partido, sí, pero el encuentro se anestesió. Además, la banda derecha de Danilo empezaba a ser un peligro paseo para Draxler, uno de los mejores jugadores del Wolfsburgo. El brasileño, único cambio de Zidane respecto al clásico, no terminaba de encontrar su sitio en el campo y lo estaba pagando con dudas. En este tiempo de despiste blanco, el equipo local aprovechó para marcar el segundo gol, obra de Arnold, anticipándose a una mala colocación de la defensa del Real Madrid.

Podía parecer mentira, un espejismo, pero un partido que a los 15 minutos podía haber estado 0-3 (Benzema tuvo una ocasión clarísima que falló ante el portero) se ponía a los 25 con 2-0. Un giro radical dado en gran medida por un colegiado nefasto y malo que maltrató al Madrid e hizo del Wolfsburgo el equipo más feliz del mundo por gracia de su silbato.

Benzema, lesionado y cambiado

A todo esto, a Zidane le surgió de repente el contratiempo de la lesión de Benzema. Una patada de Naldo en la frontal, que no fue interpretada como falta por el árbitro, terminó con el francés en el banquillo de los suplentes para dar entrada a Jesé poco antes del intermedio. 

Arranque de segundo tiempo, sin peligro

Durante el arranque de la segunda parte el mayor beneficiado era el Wolfsburgo. La razón era sencilla, no se estaba jugando mucho al fútbol. El Real Madrid continuaba teniendo el balón en mayor medida, pero las aproximaciones al área de Benaglio eran mucho menores en número que lo que hubiera deseado el equipo de Zidane.

Isco sacó su genio

El cuadro blanco no terminaba de encontrarle las fisuras al Wolfsburgo y Zidane tiró de Isco para buscar ese abrelatas que le pudiera dar un toque de genialidad en un partido que se había cerrado de forma brusca. El malagueño le puso un balón genial a la espalda de la defensa a Cristiano Ronaldo que el portugués no pudo transformar en gol por culpa de una gran salida del cancerbero local, Benaglio.

No hubo más opciones para marcar

Los minutos empezaban a caer como puñales sobre la espalda del Real Madrid. Zidane movió el banquillo, sacó a James Rodríguez en la recta final, pero no hubo más ocasiones de marcar ese gol con posible valor doble que hubiera propiciado una dulce derrota de los blancos. El 2-0 no se movió y el Madrid, con su gente, con el Bernabéu de las grandes ocasiones, tiene dentro de seis una cita con la remontada. La Undécima se lo merecería. 

 

Ficha técnica

Wolfsburgo 2: Benaglio; Vieirinha, Naldo, Dante, Rodríguez; Luiz Gustavo, Guilavogui; Henrique (Trasch 79’), Arnold, Draxle (Shafer 91’)r y Schürrle (Kruse 84’).

Real Madrid 0: Keylor, Danilo, Pepe, Ramos, Marcelo, Casemiro, Kroos (James 84’), Modric (Isco 63’), Bale, Cristiano y Benzema (Jesé 40’).

Goles: 1-0 Rodríguez (p.17’), 2-0 Arnold (24’).

Árbitro: Gianluca Rocchi. Amonestó a Vieirinha, Benaglio, Luiz Gustavo, Arnold, Bale.

Estadio: Volkswagen-Arena.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información