Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Benzema intentará estar en el Mundial... desde el banquillo

  • Domenech sigue sin contar con el astro madridista para la titularidad francesa
Domenech sigue sin contar con el astro madridista para la titularidad francesa
EFE/ Defensa Central EFE/ Defensa Central

Irlanda y Francia se enfrentan mañana en Dublín en el partido de ida de la repesca para el Mundial de Sudáfrica 2010, con esperanzas de lograr un resultado que pueda decantar la balanza en la vuelta de París del próximo miércoles.

Giovanni Trappattoni, seleccionador irlandés, tiene una fe ciega en la escuadra sin estrellas que dirige y, sobre todo, en su plan de juego para los próximos 180 minutos. Durante la fase de clasificación, Irlanda ha sacado un gran rendimiento a su orden defensivo, a su fortaleza física y a sus jugadas a balón parado, precisamente uno de los supuestos puntos flacos de su rival.

De hecho, en los cuatro partidos disputados contra Italia y Bulgaria, primera y tercera de grupo, respectivamente, los verdes sólo trenzaron una jugada que desembocase en gol. La opción natural para forzar faltas laterales pasa por alinear en la banda izquierda al extremo del Celtic de Glasgow Aiden McGeady y al veterano atacante del Fulham Damien Duff en la derecha.

Trapattoni es plenamente consciente de que las subidas de los laterales franceses Patrice Evra y Bacary Sagnol conjuran mucho más peligro que las de los italianos Grosso y Zambrotta. Un dilema pues para el técnico transalpino, que podría optar por el perfil más defensivo de los otros dos extremos disponibles, Stephen Hunt (Hull City) y Liam Lawrence (Stoke City).

Para la amenaza que presentan en punta Thierry Henry, Nicolas Anelka o Karim Benzema, Irlanda probablemente combinará en el centro de la zaga la juventud de Sean St. Ledger (Middlesbrough) con la veteranía de Richard Dunne (Aston Villa) y de los laterales John O'Shea (Manchester Utd.) y Kevin Kilbane (Hull City).

Francia llega tocada en su orgullo pero con confianza para poder sacar un billete para Sudáfrica. El conjunto de Raymond Domenech ha preparado el encuentro sabedor de que le restan 90 minutos en el Estadio de Francia para sentenciar la eliminatoria. Subcampeones del mundo, los franceses ya han visto suficientemente manchado su honor con tener que clasificarse a través de una repesca, por lo que tratarán de clasificarse.

 

Eliminatoria clave para Domenech

Alineaciones probables:

Irlanda: Shay Given; Richard Dunne, Sean St. Ledger, John O'Shea, Kevin Kilbane; Damien Duff, Keith Andrews, Martin Rowlands, Aiden McGeady; Robbie Keane, Kevin Doyle.

Francia: Lloris; Sagna, Gallas, Abidal, Evra; Aliou Diarra, Lassana Diarra; Anelka, Gourcuff, Henry; Gignac.

Árbitro: Felix Brych (ALE).

Estadio: Croke Park.

Hora: 20.00 (19.00 GMT).


El más tocado del envite es el seleccionador, Raymond Domench, cuyas decisiones son cada vez más cuestionadas y poco a poco pierde el prestigio que le dio haber conducido al equipo a la final del pasado Mundial. La presencia del madridista Karim Benzema en el banquillo es cada vez más discutida y sus decisiones tácticas, que han conducido a Francia a esta repesca, no gustan en la grada.

El seleccionador podrá contar con el grueso de su equipo, con excepción de Toulalan, tocado en los aductores y que preferirá reservarlo para el partido de vuelta. En los entrenamientos previos, Domenech ha ensayado con un equipo bastante ofensivo, con Gignac en la punta y tres hombres de ataque por detrás: Anelka, Gourcuff y Henry.

La propuesta atacante del seleccionador es acorde con el ambiente de confianza que vive el equipo. "No tememos a Irlanda", afirmó Sydney Govou. Más prudente se mostró Benzema, que destacó el elevado nivel de los irlandeses, que juegan en su mayoría en Inglaterra, y la experiencia de su seleccionador. "Pero tenemos jugadores para marcar la diferencia. Somos los favoritos" agregó el madridista.

Johan Gourcuff, por su parte, confía en el equipo y asegura que no imagina "un Mundial sin Francia". Una eliminación contra Irlanda marcaría el final de la era de Domenech, pero también de toda una generación, la liderada por Henry, la que sobrevivió a la etapa de Zinedine Zidane. Y permitiría eclosionar a los jóvenes que, liderados por Benzema y Gourcuff, piden paso.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información