Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un triunfo por 'pipones'

  • Higuaín y Benzema fueron los mejores del Madrid en el triunfo blanco en Mestalla (2-3). El argentino marcó dos goles, y el francés jugó su mejor partido. Garay, que entró por el lesionado Pepe, logró el tanto de la victoria en las postrimerías del choque.
Valencia 2-3 Real Madrid
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica

El Madrid salió vivo de Mestalla y se impuso con justicia por 2-3. Dos tantos de Higuaín y otro de Garay le sirvieron para arrancar los tres puntos. Lo peor, la lesión de Pepe.

Mestalla preparó una salida gaseosa para el Madrid. Muy fuerte al principio, y perdiendo fuerza con el paso de los minutos. El brote de ganas inicial de los locales les hacía ir muy rápido. Tal vez demasiado, por cuanto confundían la velocidad con el tocino. El muro formado por Marchena y Albelda fue toda una declaración de intenciones. ‘Por aquí pasa el balón o el jugador, pero nunca las dos cosas’, parecían tener como lema ambos.

El Madrid jugó bien sus cartas. Aguantó pacientemente la presión y sobreexcitación del morlaco vestido de murciélago, y amasó el tiempo y el tempo cuando el bastón de mando del juego le llegó a sus dominios. En realidad, esto se produjo en el minuto 20. Alonso, Van der Vaart y los apoyos de Marcelo y Lass eran suficientes para ver un Madrid controlador. No dominador, pero sí suficientemente seguro. La primera premisa se había conseguido.

UN MADRID CONTROLADOR

Ficha técnica:

2 - Valencia: César, Bruno, David Navarro (Joaquín, m.75), Dealbert, Mathieu (Miguel, m.87), Albelda, Marchena, Pablo, Banega, Mata y Villa.

3 - Real Madrid: Casillas, Sergio Ramos, Pepe (Garay, m.45 ), Albiol, Arbeloa, Xabi Alonso, Lass Diarra, Van der Vaart (Raúl, m.74), Marcelo, Benzema (Granero, m.84) e Higuaín

Goles: 0-1, m.53: Higuaín. 1-1,m.58: Villa. 1-2, m.64: Higuaín. 2-2, m.79: Joaquín. 2-3, m.82: Garay.

Árbitro: Teixeira Vitienes (Colegio cántabro). Amonestó por el Valencia a Mathieu, Bruno, Marchena y David Navarro y por el Real Madrid a Xabi Alonso y Sergio Ramos.

Incidencias: partido disputado en el campo de Mestalla ante más 50.000 espectadores. Terreno de juego en condiciones aceptables.

La segunda le tocaba ejercerla a Higuaín y Benzema. Ambos teóricos puntas centrales. En la práctica, el galo se acostaba en el izquierda y el argentino en la derecha. Les salió bien la escapada del embudo central. Benzema tuvo una con la izquierda que frenó el lateral de la red e Higuaín otra con la diestra que no encontró portería. Como culmen de los 'uis' blancos, Ramos se encontró con el poste tras un cabezazo a lo Santillana. Y es que el Madrid se fue al descanso con victoria a los puntos, salvo por el mal sabor de boca producido por la retirada forzosa del partido de Pepe, el defensa que había dejado a Villa sin pronunciación durante el primer acto.

La noche pintaba bien para los dos delanteros merengues. Benzema e Higuaín, Higuaín y Benzema, los zipi y zape de la plantilla se las ingeniaron para marear a la defensa del Valencia. El galo jugó su mejor partido como merengue, mientras que el pipita remató como suele hacer durante los últimos partidos. Una jugada por la izquierda del ‘11’, en la que sentó a Bruno, supuso el cabezazo de Higuaín que volvió a estar donde la situación demandaba. Sin embargo, Villa aprovechó un mal vuelo del ángel Casillas, que perdió sus alas por una noche, para volver a igualar.

GARAY, INVITADO SORPRESA

El intercambio de golpes se convirtió en la tónica del choque. Así, volvió a aparecer Higuaín que, tras una jugada ronaldiana de Marcelo (con caño incluído) encontró la meta de César con la precisión de un francotirador y la mala leche de un enfadado. Olía a sentencia. Pero no fue así. Joaquín probó suerte, como el que juega a la quiniela, y le salió pleno al quince. Sólo así puede calificarse la segunda bajada a la Tierra del ángel Casillas, que se vio sorprendido. Otra vez empate.

Mestalla pedía carnaza blanca. Sin embargo, la puntilla la dieron los visitantes. Un cabezazo de Garay a la remanguillé, con agarrón de Marchena incluído, acabó incrustándose junto al palo de la meta del Valencia. Sorpresa a la par que alegría. Los blancos volvían a mandar y, esta vez sí, fue la definitiva. Sin Cristiano y sin Kaká, los 'piponazos' mantuvieron al Madrid.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información