Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La extraña pareja

  • Kaká y Van der Vaart, juntos por primera vez
Kaká y VdV, juntos por primera vez
Borja Fernández Borja Fernández

Manuel Pellegrini tuvo que reconstruir su medio campo ante las ausencias (por lesión, sanción o simple reposicionamiento de piezas) para medirse al Mallorca de Gregorio Manzano. Este reajuste tuvo una cosnecuencia inesperada.

Y es que, en la alineación presentada por el chileno se encontraban juntos sobre el terreno de juego, por primera vez esta temporada, Kaká y Van der Vaart. Con ellos en el campo, sumado a la novedad que suponía la presencia de Gago al lado de Xabi Alonso, Pellegrini pretendía dotar a su equipo de un grupo de 'peloteros' en el medio campo capaces de dominar la posesión del balón ante un Mallorca al que temapoco le pone nervioso la posesión del esférico.

Con la presencia de Kaká y Van der Vaart se zanjaba la polémica sobre la supuesta incompatibilidad de ambos jugadores, rumor alimentado por el hecho de que ambos futbolistas nunca habían jugado juntos de inicio esta temporada. El papel secundario con el que partía el internacional holandés le impidió salir como titular en el Real Madrid hasta la séptima jornada, ante el Valladolid, encuentro que precisamente el brasileño vería desde el banquillo y en el que sólo participaría para sustituir a su 'alter ego' en el minuto 72. Después, semanas de suplencia para Van der Vaart que sólo pudo paladear la titularidad cuando Kaká, aquejado de una pubalgia que había mermado sus actuaciones en las últimas jornadas, tuvo que tomarse una pausa tras el duelo en el Campo Nuevo.

"Yo también puedo jugar con Kaká, no es un problema, es una decisión del míster", aseguraba Van der Vaart cuando se ponían en duda la presencia de ambos futbolistas sobre el campo. Finalmente, Pellegrini escuchó esta recomendación y holandés y brasileño coincidieron ante el Mallorca sobre el césped blanco (nevaba abundantemente sobre Madrid) del coliseo 'merengue'. El equipo se mostraba compactado y con la dosis justa de trabajo y fantasía que se le exige a este equipo. Todo iba bien, hasta que Van der Vaart dijo basta. Unos problemas físicos le obligaron a abandonar el terreno de juego. Granero recogió el testigo y las aspiraciones del '23', esparcidas sobre el césped el Santiago Bernabéu tras un choque con Nunes. La mala suerte hizo que 'la extraña pareja' se exhibiera al mismo tiempo durante 18 minutos. 17 minutos de fútbol y uno de mala suerte.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información