Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Mientras haya Liga, habrá esperanza

  • Sólo un punto de diferencia separa a madridistas de culés con una jornada por delante
Sólo un punto de diferencia separa a madridistas de culés con una jornada por delante
Defensa Central Defensa Central

Muchos analistas veían la jornada del pasado sábado como clave de la Liga. Pues bien, tras la misma todo siguió igual en la cabeza de la clasificación, por lo que el Real Madrid deberá esperar a los últimos partidos para apurar sus opciones ligueras.

Los caprichos del calendario han llevado a que la jornada 38 del campeonato liguero deje un doble duelo entre los aspirantes al título y dos de los equipos candidatos al descenso. Así, mientras el Madrid visitará Málaga con los andaluces en puestos de descenso, el Barcelona recibirá en el Camp Nou al Valladolid, conjunto recién salido de la zona roja y que estará obligado a ganar para no acabar en Segunda División.

De esta forma, más allá de las grandes diferencias entre los líderes y los conjuntos que ocupan los puestos bajos, la última semana de partidos se presenta llena de emoción y nervios. Es de esperar que tanto el Málaga como el Valladolid tengan un plus de tensión en los encuentros por jugarse prácticamente la vida, por lo que ni blancos ni azulgranas tendrán fácil llevarse la victoria en sus duelos. Sin embargo, la lógica dicta que el Barcelona es el que lo tiene más fácil, pues no en vano, jugará el partido en casa y lo hará ante un equipo que sólo ha ganado tres partidos fuera de su estadio (en Zaragoza, Coruña y Gijón).

Ante ello, al Madrid sólo le queda ser optimista. El objetivo primordial es vencer al Málaga a domicilio, algo que no será nada fácil ante la situación en la que se encuentra el club. Y una vez logrado esto, esperar para que a la misma hora de disputa del duelo en Andalucía, el Valladolid logre un resultado que en los últimos años no sería raro en el estadio blaugrana: un empate.

Hay que reseñar que en las últimas cuatro visitas vallisoletanas al estadio culé, los blanquivioletas lograron el empate en dos de ellas. Lo malo es que ambas se consiguieron en las temporadas 2002/03 (1-1) y 2003/04 (0-0); mientras que en los dos últimos años los visitantes se llevaron dos escandalosas goleadas (4-1 y 6-0). Resultados estos últimos que están totalmente descartados para la último jornada, pues Javier Clemente es amigo de pocas concesiones y seguramente plantee un choque muy táctico y defensivo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información