Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Doce años del gol que cambió la historia

  • El 20 de mayo de 1998 el madridismo estaba de fiesta
El 20 de mayo de 1998 el madridismo estaba de fiesta
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

20 de mayo de 1998. El Real Madrid lleva 32 años sin ganar la Copa de Europa, un torneo en el que entre 1956 y 1966 logró seis entorchados. Desde entonces, apenas un par de UEFAS y alguna final europea perdida, como la de París en 1981 ante el Liverpool. Pero algo iba a cambiar ese día...

Y es que en esa fecha el Real Madrid tenía una oportunidad única para recuperar el viejo esplendor que el paso de los años había ido perdiendo en el continente europeo. El equipo, por aquél entonces dirigido por el técnico Jupp Heynckes llegaba a la final del Amsterdam Arena tras vencer en cuartos al Bayer Leverkusen y en semifinales al Borussia Dortmund, eliminatoria esta última soprendente por lo acontecido en la ida disputada en el Santiago Bernabéu, ya que los aficionados tiraron abajo una portería al subirse a la valla donde ésta se sujetaba.

De hecho, la temporada no estaba siendo todo lo buena que se podría desear para el club merengue, pues la trayectoria liguera, donde el equipo sólo había logrado ser tercero, obligaba a ganar el torneo para disputarlos la campaña siguiente. Esto, unido a 32 años de sequía en la Copa de Europa, colocaban a la final en el partido más importante que había disputado el Real Madrid en las últimas dos décadas. Sin embargo, enfrente estaba el poderoso Juventus de Turín, uno de los reyes del fútbol europeo de la década de los 90 que contaba con estrellas de talla mundial como Zinedine Zidane y Didier Deschamps.

El partido transcurrió de manera muy igualada, pues ambos equipos eran conscientes de lo que se jugaban. Apenas había ocasiones claras de gol, más allá de alguna de un joven Raúl González Blanco o del propio Zidane. Sin embargo, el tiempo se paró en el minuto 66, cuando un centro pasado de Panucci acabó en un rechace próximo al pico del área italiana que Roberto Carlos recogió en uno de sus eternos zurdazos. La pelota iba con una trayectoria muy desviada, pero bastó un mal despeje de la zaga juventina para que le quedara franca a Mijatovic al borde del área pequeña.

El montenegrino tenía el gol ahí. Pero todavía debía batir al gran portero transalpino Peruzzi. Sin embargo, 32 años de sequía no le pesaron, pues con sorprendente frialdad dribló al portero y se quedó sólo ante la red rival. Ahora ya sólo faltaba picar el balón para evitar a un último defensa que llegaba presto a desviarlo, algo que Mijatovic hizo con el aliento de millones de madridistas. Gol. La Copa de Europa volvía a casa y, con ella, la grandeza de un club que, a pesar de tres décadas sin campeonar, nunca se olvidó de 'su' competición. Así que, 12 años después, gracias Pedja, gracias Real Madrid.

¿Y usted, se acuerda de cómo vivió el partido?

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información