Ir a versión clásica Ir a versión móvil

"Raúl era como un hermano mayor"

  • El vestuario ya le echa de menos
El vestuario ya le echa de menos
Daniel Castellanos - DC Daniel Castellanos - DC

Hay huecos que son difíciles de llenar. Y el que ha dejado Raúl González Blanco en el vestuario madridista será difícil de reemplazar. En un reportaje elaborado por el diario El País, varios miembros del vestuario madridista, desde los utilleros a los futbolistas, explican lo que suponía para el equipo la figura del '7'.

Manolín, uno de los utillero, describe a la perfección como era el día a día de Raúl en Valdebebas: "Era como un hermano mayor porque tenías la seguridad de que, si pasaba algo, siempre estaba allí. Era el primero en llegar a Valdebebas, el primero en subirse y bajarse del avión, el primero en subirse al autocar. Era el primero en todo... Marcaba los horarios para que recogiéramos la ropa de toda la plantilla [después de la merienda]. Y cuando había que subirse al autobús que te llevaba a pie de pista para coger el avión siempre esperaba. Nunca se iba sin nosotros, aguardaba a que nos ducháramos y recogiésemos todo el material".

Una referencia en el vestuario que ha influido también en los nuevos. Cristiano Ronaldo, sin ir más lejos, ha pedido llevar el '7' en honor a él: "He pedido llevar el 7, sí. Sé que a Raúl le gustará porque sabe cómo soy y me identifico con él como gran profesional. Siempre ha sido un jugador importante y ha sido un placer poder trabajar con él, pero tomó la decisión que pensaba que era la más correcta... Nosotros vamos a seguir haciendo nuestro trabajo y él va a seguir jugando".

Pepe es otro de los que alaba a Raúl en el reportaje: "Raúl era la referencia. Sabía todo del club y nos ayudaba a los nuevos... Ahora estamos en otra etapa"  Y es que esta es la realidad en que vive sumida el club, según explica uno de los empleados: "Esto es una máquina que se lleva a todos por delante. También en su día se fue Hierro, que era un líder de verdad, y todo siguió igual. Y eso que ya no había nadie que pegase cuatro gritos en el vestuario para dar algún que otro toque de atención".

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información