Ir a versión clásica Ir a versión móvil

DC, con Marcelo y contra el racismo

  • Las personas están por encima de los colores que éstos defienden.
Las personas están por encima de los colores que éstos defienden
Editorial - Defensa Central Editorial - Defensa Central

Lamentable. Así solo se puede calificar la postura que han tomado tanto el Barcelona como los medios de comunicación afines a este club en el asunto de los insultos racistas que Busquets dedicó a Marcelo en el partido de ida de las semifinales de Champions contra el Barcelona. Ya no se trata de defender los intereses del club de turno o demostrar tu amor por unos u otros colores. Se trata de un tema que atañe a algo mucho más importante que una simple rivalidad deportiva: nos estamos refiriendo al respeto hacia las personas.

 

Personas groseras y maleducadas las hay en todos lados. El mundo del deporte no queda excluido de esta máxima, aunque muchos desalmados se refugien en él para realizar impunemente actos delictivos. Y no nos referimos con ello a que Sergio Busquets sea racista. Seguramente el chaval, fruto de un calentón, se dirigió en esos términos a Marcelo y seguramente ni pensó en la gravedad de lo que había dicho. Todas las personas cometen errores, como lo cometió el jugador del Barcelona al llamar ‘mono’ a Marcelo, y como también lo cometió en su día el jugador brasileño del Madrid al burlarse de manera poco o nada educada de Cata Díaz, jugador del Getafe.

Si equivocarse es de humanos, más aún es el saber pedir perdón. Marcelo ya se disculpó en su momento por aquella actitud que tuvo hace dos años hacia el jugador del Getafe, y eso le honra. Algo que, de momento, no ha hecho Busquets. Ni lo ha hecho y parece que no va a hacerlo de momento. Es más, desde el Barcelona se han inventado ahora la excusa de que Busquets le dijo ‘mucho morro’, obviando eso sí que para decir semejante cosa no hace falta taparse la boca. Aprovecharse de un insulto racista para hacerte la víctima delante de tu ‘pandilla’ de palmeros y de la UEFA es casi más lamentable que el insulto en sí, y DC no puede hacer otra cosa que denunciar la actitud del Barcelona ante esta situación y la cobardía de Busquets a la hora de pedir perdón por lo sucedido.

Eso sí, en el Barcelona nadie se ha tomado la molestia de ponerse en el pellejo de Marcelo, que fue quien sufrió tal grosera desconsideración. Es más, desde ciertos medios de comunicación hay quienes han justificado el insulto racista al jugador por ciertas actitudes que el brasileño tuvo en el pasado hacia ciertos jugadores. Pero, que se sepa, Marcelo no dedicó ningún insulto racista a Cata Díaz y, como ya se ha dicho antes, el madridista ya pidió perdón por ello en su momento.

Desde Defensa Central, el diario digital de referencia de todos los madridistas, queremos dar nuestro apoyo a Marcelo y al mismo tiempo condenar cualquier acto racista que en el futuro pudiera haber en un campo de fútbol. Tan lamentable es que un compañero llame a otro ‘mono’ como que el Santiago Bernabéu, en ese mismo partido, imitara los sonidos del mono cada vez que tocaba el balón Dani Alves después de la expulsión de Pepe. Ese tipo de actitudes nada tienen que ver con el deporte, una actividad social que tiene como fin unir, y no lo contrario. Y DC, como amantes del deporte, del fútbol y del Real Madrid, no callará ante tales desmanes.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información