Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El diari Gol sí que es miserable

  • Nuevos ataques provocadores desde Cataluña al Real Madrid.
El Infiltrado - Defensa Central
El Infiltrado - Defensa Central El Infiltrado - Defensa Central

Caricaturizar al Real Madrid con la famosa película del Oeste ‘Los Miserables’, con Florentino Pérez, José Mourinho, Aitor Karanka e Iker Casillas, puede tener su gracia (para algunos). Lo que sí que está fuera de lugar es que el diari gol se valga de la bendita libertad de expresión de la Constitución Española para atacar indiscriminadamente no solo a los cuatro personajes antes mencionados, sino para cuestionar incluso los valores y la historia de un club centenario como el Real Madrid.

Cualquier madridista (y ciudadano con un mínimo de sentido común) que haya echado un ojo al número de esta semana del diari Gol le habrán entrado ganas de vomitar. Nunca una profesión tan apasionante como la del periodismo ha sido llevada de una manera tan rastrera y miserable que los profesionales que trabajan en este periódico (por no llamarle ‘panfleto’). Sería triste pensar que el barcelonismo en masa comparte la manera de pensar y de hacer las cosas de estos señores, aunque mucho nos tememos que esto sea así, ya que si no esta publicación habría desaparecido hace tiempo.

 

 

Semana sí y semana también, el diari Gol únicamente se dedica a desprestigiar al Real Madrid como institución, y a por ende a todos los profesionales que trabajan en ella. Ahora les ha dado por proponer el llamar ‘Miserables’ a Mourinho, Florentino Pérez, Karanka e Iker Casillas. Pero lo grave no es esto. Cosas peores se pensaron en Madrid cuando Piqué escupió a Pedro Cortés en las celebraciones de la Selección Española, o cuando Messi hizo lo mismo con Duda, jugador del Málaga. Opinar entra dentro de lo razonable, pero otra cosa es la descalificación sin un documento que lo sustente, como el fragmento que pueden leer a continuación.

 

"En los años sesenta y setenta, y hasta gran parte de los ochenta, los árbitros se ensañaron hasta lo imposible con el Barça. Esto explicaría, en parte, esa larga agonía de títulos, y no otros argumentos que se han querido dar. Éramos víctimas, pero con razón. No como ese victimismo cínico, hipócrita e indeseable que ahora exhibe el Madrid de Florentino, atrapado por sus propias carencias y falsedades, atrapado por esta mala persona que es Mourinho y atrapado por ese odio de temor que desprende ante la gigantesca obra del barcelonismo en los años que le ha tocado presidir con el peor de los estilos".

 

Dicen que la memoria es selectiva, y aquellos que lo piensan no les faltan razón. Mientras que los barcelonistas explican su sequía de títulos en el pasado por los supuestos favores arbitrales que le hacían al Madrid (¿y qué pasó en las Ligas que ganaron la Real y el Athletic?), ellos callan y miran para otro lado cuando les hablas de los cuatro penaltis de Stamford Bridge, de la expulsión a Pepe en el Bernabéu, de las primas a terceros a los jugadores del Tenerife y el Valencia. En el diari Gol se llenan la boca al denunciar los atropellos ajenos, pero a la hora de justificar los suyos propios callan. Eso sí, de vez en cuando tienen un desliz y sin querer se les escapa que el Barcelona, durante el Franquismo, intentó adulterar la competición comprando árbitros. Y es que lo de estos años parece que ya viene de lejos...

 

"Recordaré toda mi vida que estando una noche en 'Marios Arizona', en Pedralbes, en el local más famoso de la putería barcelonesa y catalana, dirigido por un extraordinario barcelonista, Mario, y allí se encontraba un sábado por la noche un árbitro muy famoso, con sus dos jueces y un directivo barcelonista (creo recordar un tal Amat) haciendo relaciones públicas para que, al día siguiente,
el colegiado, un consumado madridista, fuera el menos hijo de puta posible con el Barça. El árbitro,
entre copa y copa y tía y tía, me decía: "Por mucho que me camelen estos-se refería al directivo blaugrana- y por más tías buenas que me pongan, a la hora de arbitrar haré lo que hago siempre ". Hacer lo que hacía siempre era tocarle los huevos al Barça".

 

Por lo que puede deducir aquella vez no les funcionó, como tampoco lo consiguieron cuando intentaron chantajear a Milla en la víspera de uno de esos fatídicos partidos en Tenerife. La delincuencia no es algo que se aprende, sino que es innato. Y aunque a veces la jugada no sale bien, en los últimos tiempos el Barcelona no se puede quejar. El diari Gol, con tal de mantener a su séquito de fieles embobabos ante tal acumulación de majaderías, nada menciona de los robos protagonizados por el Barcelona. Su 'seny' no se lo permite, una palabra ésta que va a parar al baúl de los recuerdos en cuanto sale a colación el nombre del Real Madrid...

 

"El único que está intentando mantener la dignidad en el Real Madrid, aunque sea a golpe de talonario, es Jorge Valdano porque, con todos sus defectos y filosofías, es más íntegro que los que están en esa puta casa. Y, sobre todo, menos miserable, entre tanto miserable, empezando por quien capitanea la nave que no es otro que FP, el hombre que encontró, gracias a los catalanes, la mano que le llevara a la construcción de su gran imperio. Pero de desagradecidos está lleno el mundo. Y Pérez no ha sido una excepción. Es el mayor de los miserables, porque si Mourinho lo es, es porque alguien, su presidente, se lo está permitiendo".

 

De los 314 números que lleva editados en su historia este medio de comunicación sólo hay una cosa en la que llevan razón: que el Madrid y el Barcelona deben romper sus relaciones institucionales. Los madridistas no tienen porqué soportar la hipocresía y la falta de educación de un club que, a la mínima que puede, pone al Madrid la zancadilla por detrás mientras ellos, con los ojos llorosos y los buenos modales de Guardiola, se hacen las víctimas delante de su pandilla de palmeros. Eso sí que es miserable, y no la exqusita historia del Real Madrid...¿A qué espera Florentino Pérez para romper relaciones con estos actores del deporte y el juego limpio?

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información