Ir a versión clásica Ir a versión móvil

"El Real Madrid es una puta"

  • Miguel Ángel Malavia, en Periodista Digital, no está conforme con la situación blanca
Miguel Ángel Malavia, en Periodista Digital, no está conforme con la situación blanca
Defensa Central Defensa Central

Es obvio que no siempre se puede caer bien a los aficionados de todo el mundo, pero las sensaciones que provoca el Real Madrid tanto en seguidores como en profesionales de la información no tienen parangón. El último capítulo que hemos podido vivir lo tenemos en la firma de Miguel Ángel Malavia, un periodista con un blog alojado en Periodista Digital. El artículo, que a continuación reproducimos, no tiene desperdicio. La conclusión del mismo, con titular a todo trapo del firmante, lo dice todo: “El Real Madrid es una puta”. El firmante en cuestión dice ser seguidor madridista. Otra forma de ver las cosas...

Reproducción del artículo de M.A Malavia en Periodista Digital:

Una noche triste puede engañarse en virtud a la neblina de los copazos. Pero, ¿qué hacer si la Inquisición médica te impide pimplar? Anoche, mientras la euforia barcelonista se sabía en el trono de Europa, me fui a dar un paseo imaginario. Al cruzar la esquina de Estambul, me encontré al Real Madrid. Era una puta que, arrodillada, lloriqueaba ante sus chulos: Florentino y Mourinho. Estaba cansada, quería irse a dormir. Pero sus patrones le imponían un último servicio: ponerse a cuatro patas ante un culé. ¿Cabe mayor humillación?

Es el precio a pagar cuando has vendido tu alma. En un solo año, un club centenario que presumía más de señorío que de títulos, ha pasado a ser un vulgar equipucho que se queja de los árbitros, de los horarios de las televisiones, de las alineaciones de los rivales de tu rival, del Villarato, del Platinato, de UNICEF... Y esto último no es una imagen gratuita. Valga una anécdota que presencié en la pasada Final Four de baloncesto en Barcelona. Los merengones ocupábamos una esquina del Palau Sant Jordi. Cuando, de pronto, un chaval (repito, un chaval) paseaba por las gradas ofreciendo camisetas, gorras y llaveros de UNICEF (es decir, era un currante), una lluvia de insultos y amenazas le llegaron desde el sector blanco. Tuvo que salir por patas. Un chaval, que estaba currando... y que ofrecía productos de ¡¡¡una institución benéfica!!!

Y todo porque el señor Mourinho, entre otras muchas de sus excusas para justificar la derrota por 0-2 contra el Barça en la ida de las semifinales de la Copa de Europa, citó como una de las hipotéticas causas a UNICEF, que patrocina al Barcelona... Eso ya motiva, instantáneamente, que la masa madridista, idiotizada hasta producir espasmos, declare como peligrosa a una institución que trata de ayudar a los niños que, en todo el mundo, pasan hambre y no tienen escuelas... ¡Pero qué locura es ésta!

¿Cómo va a sentir esperanza en un día como hoy un madridista antimourinhista? Cuando el Barça ganó en 2009 su última Champions, declaré aquí el Año del Orgullo Madridista. Soportábamos la Maligna Dictadura Culé, pero, al menos, me sentía orgulloso de mi equipo. El ciclo Ramón Calderón (el presidente más rufián de nuestra historia) concluía entonces, dando paso a un Florentino que hablaba de revertir la situación volviendo a los principios de toda la vida del Madrid. Y con un modelo claro de club: un presidente que sólo se encargaba de la gestión económica, un director general fuerte (Valdano) y sendos directores deportivos para fútbol (Pardeza) y baloncesto (Maceiras). Los entrenadores, Pellegrini (fútbol) y Messina (baloncesto), eran elegidos en virtud a ese concreto proyecto.

Dos años después, todo ha cambiado: en baloncesto, Messina, el mejor entrenador del mundo, se fue harto de ser ninguneado por un club, ya casi exclusivamente, de fútbol. Maceiras, un fiasco, se había marchado en junio. En fútbol, Pellegrini (masacrado por una prensa deportiva madrileña injusta, hipócrita y vendida a los intereses del Florentinato) dio paso a Mourinho (el Gran Dictador). Valdano ha sido cesado ahora por orden expresa del entrenador (un director general destituido por un subalterno). ¿Pardeza? A Pardeza nadie ha vuelto a mencionarlo. ¿Existe el director de fútbol del Madrid?

Dos años después, el modelo ha cambiado. Radicalmente. Ahora seguimos el “sistema inglés”: un entrenador fuerte que gestiona todo lo deportivo. El poderoso Florentino ha decidido ponerse al mando de Mourinho. Ha optado por ser el chulo bis que pone a cuatro patas a la mocita madrileña que antes iba alegre y risueña a ver a su Madrid. Ahora, la música es otra. Un nuevo bandazo más, y por el peor camino: el del mal perdedor. Mientras, el Barça del modelo de la excelencia machacando con la Maligna Dictadura Culé.

Y ya no quedan Años del Orgullo Madridista. Somos una puta. Aunque lo ganemos todo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información