Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Bernabéu, con ganas de marcha: ya se han agotado las entradas para la Supercopa

  • Ya no quedan billetes para ver en directo el primer clásico de la temporada; los blancos arden en deseos de vencer al eterno rival
El 14-A, Chamartín será una caldera
Felipe de Luis Felipe de Luis

El verano sin fútbol se ha hecho largo y tedioso para los aficionados blancos, que ya han agotado los boletos para el primer clásico del próximo curso. El Santiago Bernabéu, ansioso por ver una victoria de los suyos ante el eterno rival, será una olla a presión el 14 de agosto, en la ida de la Supercopa ante el Barcelona, con el arbitraje de Teixeira Vitienes.

Tras un final de campaña en el que la lucha entre los dos gigantes del fútbol español (Real Madrid y Barcelona) se convirtió en la tónica habitual, el 14 de agosto se disputa el primer asalto del próximo curso, con energías renovadas en el conjunto blanco. La confianza de la afición merengue en el segundo proyecto de Mourinho es tal, que ya no quedan entradas para ver el choque que corresponde a la ida de la Supercopa de España (22:00 horas, TVE 1).

Las posibilidades para ver el choque en directo para el aficionado común son mínimas, ya que tan sólo quedan las localidades VIP y las que dejen libres los socios del Real Madrid, por no poder asistir al choque. Amén, por supuesto, de la reventa en Internet. Como viene siendo costumbre en nuestro país, la picaresca sigue manteniendo su papel intacto. Valga como ejemplo uno de tantos anuncios vistos en el mundo virtual: "Vendo cuatro bolígrafos Bic y regalo cuatro entradas para la Supercopa entre Madrid y Barça. 1.300 euros los cuatro". Cabe destacar que los precios de una localidad ‘normal’ van desde los 35 hasta los 150 euros, con lo que la variación es considerable para quien se plantee esta alternativa.

Los hombres de José Mourinho llegan con la moral por las nubes al primer compromiso oficial, después de estar realizando una pretemporada impoluta (cinco partidos, cinco victorias). Ya en la temporada pasada, los blancos nunca dieron la sensación de ser inferiores al Barcelona. Prueba de ello fue la consecución de la Copa del Rey, en el único encuentro en el que el arbitraje no perjudicó en demasía a los de Concha Espina. La semifinal de la Liga de Campeones se vio empañada por la polémica, y en el plantel blanco quieren demostrar que, en igualdad de condiciones, pueden derrumbar la muralla blaugrana.

Por otra parte, aún se pueden adquirir entradas para el choque de vuelta de la Supercopa, que se disputará el 17 de agosto en el Camp Nou. Asimismo, esta es una posibilidad idónea para comenzar minando la moral del Barcelona y, de paso, igualar su palmares en este torneo (9-8 para el Barça).

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información