Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Piqué llamó "cortito" a Marcelo

  • El central es el menos indicado para dar lecciones
El culé tira la piedra y esconde la mano
Defensa Central - CD Defensa Central - CD

Hay gestos que delatan el tipo de persona que es cada uno. En el partido de la vuelta de la Supercopa de España disputado en el feudo blaugrana pudimos ver de nuevo como a Gerard Piqué le perdían las formas y descalificaba con un feo gesto a Marcelo, en el que llamaba al brasileño “cortito”.

Desde Barcelona se clama por la paz, por la irresponsabilidad del vestuario blanco, pero poco se habla de esos gestos que calientan el ambiente y que desembocan en los tristes acontecimientos que tuvimos que presenciar al término del partido entre ambos clubs.

Gerard Piqué fue uno de los incendiarios de la tángana final. Uno de los cabecillas del vestuario blaugrana volvió a perder las formas y a mostrarse tal y como es. Así, tras la primera entrada de Marcelo sobre Leo Messi, que acabó con amarilla para el jugador merengue, el zaguero culé se recorrió medio campo para llegar hasta el lugar de la acción y con un gesto desafiante e insultante llamar “cortito” al futbolista madridista. Marcelo no respondió a la provocación, pero el jugador culé una y otra vez siguió calentando el partido, acercándose en multitud de ocasiones a Pepe y Marcelo para que estos explotaran. Feo gesto e inapropiado de un jugador de su talla.

Lo más irrisorio vino al término del encuentro, cuando el central azulgrana se atrevió a criticar a José Mourinho: “Está claro que las revoluciones van al límite pero últimamente están haciendo cosas que no son propias de personas. Mourinho está destrozando el fútbol español”, señaló el internacional español.

Tras estas palabras solo queda decirle a Piqué, que primero hay que mirarse el ombligo antes de llegar a criticar a un adversario. Aprender de los errores y no repetirlos, que tras la manita del pasado mes de noviembre, sus cánticos en el Bernabéu en el partido de liga de la temporada pasada y sus continuas salidas de tono, precisamente él no es quién para dar lecciones de buena conducta.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información