Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Özil, el mejorado Guti del siglo XXI

  • José María Gutiérrez Guti se ha visto reflejado en la zurda del bávaro
El alemán y el ex jugador blanco, tan semejantes y diferentes a la vez en su juego
Felipe de Luis Felipe de Luis

Messut Özil pasa por ser uno de los jugadores más relevantes del equipo blanco. Desde su llegada en la pasada campaña, el bávaro ha sabido deslumbrar al Bernabéu gracias a su impecable manejo del balón. La magia que atesora en su zurda recuerda, en gran medida, al talento que desprendía uno de los sempiternos ídolos que siempre estarán en la memoria de los amantes del deporte rey: José María Gutiérrez Guti.

Guti, historia viva del madridismo, fue un genio con todo lo que conlleva ese apelativo. Amado y odiado a partes iguales, el de Torrejón de Ardoz nunca dejó indiferente a nadie. Para muchos, sus excentridades en su vida personal le privaron de un recorrido más sólido en el fútbol español. Aunque novias nunca le faltaron, su corazón blanco nunca le permitió dejar el Real Madrid, hasta que la situación fue insostenible.

Tras su paso por Turquía, en el que también fue fiel a su peculiar modo de vida, Guti ha decidido observar ahora los toros desde la barrera, desde la privilegiada posición de comentarista en la Cadena ‘Ser’. Tras el primer encuentro del Real Madrid, sus primeros elogios fueron para Messut Özil. Elogios que se repitieron hace unos días.

Las similitudes entre ambos, dentro del terreno de juego, no son pocas. Los dos poseen una zurda prodigiosa, además de un talento innato para dibujar memorables obras de arte con un esférico. Ambos saben concluir jugadas que únicamente están en su mente.

Pero lo que es similar en la forma, no siempre es idéntico en el fondo. Guti fue un personaje de rachas. Sus innegables dotes con el balón no eran tan constantes y regulares como las de Özil, aunque siempre terminó contando para todos los entrenadores que pasaron por la entidad blanca en su dilatada carrera deportiva, siempre dio la sensación de quedarse a las puertas de la excelencia.

En ese sentido, Özil difiere en gran medida del ex jugador criado en la cantera blanca. El alemán siempre ha demostrado tener recursos y disposición a lo largo de partidos y entrenamientos. Además, no es muy habitual verle inmiscuido en ningún tipo de reyerta, y lo sucedido en la Supercopa, tan sólo es achacable a un incomprensible impulso de Villa por buscarle las cosquillas.

El germano está a punto de cumplir 24 años y tiene aún por delante una prometedor recorrido en el fútbol mundial. Su predecesor, con un carisma indiscutible, dejó un legado muy difícil de superar. Özil está en el camino, sobre todo si se mantiene en la línea recta, una senda que también es válida para los fuera de serie.

 

Player Video...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información