Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Muñiz Fernández no se mojó en el Bernabéu

  • El colegiado no quiso meterse en polémicas y no se complicó la vida
El colegiado no quiso meterse en polémicas y no se complicó la vida
Defensa Central Defensa Central

Nuevo Clásico en el Santiago Bernabéu y todos los ojos puestos en el Real Madrid y el Barcelona. Y en el colegiado, Muñiz Fernández, quien había levantado suspicacias entre los aficionados de los dos equipos. Pues bien, el del colegio asturiano no defraudó y dejó una polémica actuación que no agradó a ninguno de los dos equipos.

La primera parte comenzó con normalidad. Más allá de la intensidad y de la agresividad de un partido de este calibre, el encuentro no se desarrolló fuera de los cauces de la deportividad. Sin embargo, Muñiz rompió pronto la baraja al condicionar el choque en el minuto 16 por mostrarle una injusta amarilla a Pepe por una acción sobre Busquets. El portugués era el hombre clave del Madrid hoy y la amonestación le lastraba para los 74 minutos siguientes.

Tres minutos después llegaba una amarilla a Piqué por un codazo en un salto sobre Pepe. Todo el Bernabéu pidió la roja, pero Muñiz se contuvo y no se trevió a mostrársela. A partir de ahí el partido se relajó y la intensidad no dio lugar a más amonestaciones, aunque Ramos protestó en un par de acciones lo que juzgó como errores por no marcar el fuera de juego de los culés. Además, en el minuto 31 el colegiado le perdonó la amarilla a Alexis por una clara zancadilla por detrás sobre Pepe.

En la reanudación, el panorama no cambió mucho. Busquets vio la amarilla en el 55 por estorbar un saque de falta de Xabi Alonso. Ocho minutos después, era Coentrao el amonestado por llegar tarde en una acción con Messi, de manera que el árbitro compensaba una acción con otra. En el 67, otra nueva amarilla para los intereses blancos, esta a Callejón por para una incursión de Messi.

En el 71 el juez de línea acertó al marcar como fuera de juego una jugada en la que Alexis se plantaba solo ante Casillas. Fueron los peores momentos para el Madrid, que vio cómo el partido se le iba sin poder hacer nada. Así, Carvalho vio la tarjeta en el 86 por cortar un contragolpe de Messi y Coentrao fue el otro jugador merengue que se fue a casa con una advertencia. Mientras tanto, en el Barça Puyol no les fue a la zaga y se llevó otro 'premio' de Muñiz en forma de tarjeta. Así acabó el partido, con la sensación de que Muñiz no fue clave en el resultado, aunque también de que se desentendió de las acciones más polémicas del choque.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información