Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Mou y la lógica del fútbol

  • "Diego López se ha merecido ser el titular. Quitarle ahora sería un 'crimen' deportivo"
Jaime de Carlos - La Opinión
Jaime de Carlos - La Opinión Jaime de Carlos - La Opinión

La lógica. Ésa que se manipula en ocasiones según convenga, de forma que lo normal se demoniza y lo extraño se alaba. No se puede explicar de otra manera que en los últimos 10 días la mayor parte de la prensa haya hecho una campaña brutal en favor de Iker Casillas para que recuperara la titularidad prácticamente de forma inmediata, como si en lugar de una grave lesión hubiera estado de vacaciones en Cancún. Se han llenado páginas y páginas poniendo a parir a Mourinho por "faltarle el respeto a Casillas", pero nadie ha dicho nada sobre el otro afectado, Diego López.

Yo soy de Casillas. Vaya por delante. Me parece el mejor portero del mundo y creo que merece un respeto, por palmarés y por su sentimiento madridista. Evidentemente no es perfecto y no siempre ha tenido la mejor actitud; pero como tampoco lo es Mourinho. Desde que el portugués llegó a Madrid hay quienes están intentando enfrentar a capitán y entrenador, pues saben que conseguirlo es resquebrajar el vestuario. Y quizás haya en ello parte de razón y los dos no tengan demasiada sintonía. Pero de ahí a llevarse mal o no hablarse como algunos dicen, hay un trecho. Tanto Iker como Mourinho son demasiado profesionales e inteligentes como arrimar el hombro juntos en favor del Real Madrid.

Sea como fuere, la prensa lleva todo el año indagando en la relación entre ambos. Mourinho hizo saltar la veda con la suplencia del portero ante el Málaga y la Real, las cuales por cierto, acabaron viniéndole muy bien al portero. Sin duda el final del 2012 había sido flojo por su parte y en los primeros partidos del 2013 se notó que se había empezado a poner las pilas. Hasta que, retorcido destino, Casillas se rompió la mano en Valencia. Justo lo que no le había pasado nunca en 14 años de carrera ocurrió en su momento más 'caliente' a nivel profesional.

Esta desgracia evidenció que Iker era el portero titular de este equipo para Mourinho. Ni Adán, ni Jesús. El de Mejorada del Campo jugó un par de partidos, pero más como mensaje al capitán que por haberse ganado realmente el puesto. No cabe duda que Adán es un gran portero, pero para ser el titular del mejor club del mundo no basta con eso. Mourinho lo sabe y fichó como recambio a Diego López, un hombre de la casa, internacional y ya entrado en la treintena. Y el gallego empezó a cumplir. Incluso mucho mejor de lo esperado. Poco importó que hubiera estado casi toda la temporada en el ostracismo en el Sevilla. Porque sin él, lo mismo ahora no estaríamos pendientes de lo que sucede el martes en Estambul.

 

A día de hoy, Diego se ha ganado un aplauso. Bien grande. Por su profesionalidad y por su calidad. Por demostrar que está a la altura. Se ha merecido ser el titular. Por mucho que el que venga por detrás sea aún mejor  que él y esté considerado como el número uno del mundo. Quitar ahora a Diego sería un 'crimen' deportivo. Una injusticia en toda regla. Ya lo explicó Mourinho: mientras Casillas ha estado los últimos 70 días lesionado, el de Paradela ha estado rindiendo al mejor nivel de su carrera. No hay color.

Y eso es así más allá de amiguismos y del cariño y respeto que pueda levantar Iker. Se ha criticado al portugués por no haberle convocado para Zaragoza, pero estoy seguro de que si llega a viajar y se queda en la grada también le hubieran puesto 'verde'. Para mí hubiera sido más humillación convocarle y ni siquiera dejar que se vistiese. Si no estaba para jugar, mejor que no fuera. Así de claro. Y no me cabe ninguna duda de que no estaba listo todavía.

Algunos críticos piensan que esto del fútbol es fácil. Que lo de parar no tiene ninguna historia. Que haberse roto una mano es algo nimio. Ésos creen que Casillas estaba ya para jugar la semana pasada. Pero, por fortuna, en el banquillo del Real Madrid hay alguien que sabe de verdad de esto. Y que, más allá de lo que se pueda decir, que ha tenido el valor de seguir el curso normal de los acontecimientos en la vuelta de Casillas. Porque estoy seguro de que en todo este asunto no ha habido nada personal entre ellos. Solo decisiones deportivas. Ha primado lo mejor para el Madrid.

Desde ayer, Iker ya está oficialmente de vuelta. Ya puede empezar a pelear de verdad el puesto. Ahora tiene que ganárselo. Y seguramente lo acabe haciendo, más tarde que pronto. De hecho, no me extrañaría que jugase algún partido liguero de aquí a final de temporada. Pero lo más probable es que Diego sea el portero en las grandes citas. Es normal, pues el margen es muy pequeño. La temporada próxima será otro cantar. Pero esto es fútbol y aquí no hay nadie intocable, ni siquiera el mejor portero del mundo. Es lo que diferencia a Mourinho y a sus críticos: el portugués mira por el bien del Madrid, los segundos lo hacen por sus intereses personales.

 

Puede seguir a Jaime de Carlos en Twitter: @wordsentinel

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral


ustedpregunta.com ustedpregunta.com ustedpregunta.com ustedpregunta.com

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información