Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Las 'otras' de las vitrinas madridistas: la Pequeña Copa del Mundo

  • El Real Madrid se hizo con este torneo en 1952 y 1956
Jaime de Carlos - El Reportaje
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Desde principios del siglo XXI la FIFA organiza un torneo oficial para designar al mejor club del planeta. Se tata del Mundial de Clubes que logró alzar el Real Madrid en diciembre de 2014 en Marruecos. Con anterioridad y desde 1960 se venía disputando la llamada Copa Intercontinental, un trofeo que se decidía a un solo partido entre el campeón de Europa y el de América. Ambos han tenido durante la historia una condición de oficialidad, si bien se podría decir que tuvieron un título precursor o 'padre' que el máximo organismo internacional nunca ha reconocido como campeonato oficioso.

Se trata de la llamada 'Pequeña Copa del Mundo'. Esta era una competición que celebró su primera edición en 1952 y que durante seis temporadas intentó premiar al mejor equipo del planeta en ese momento. Su origen no fue institucional, sino que comenzó a ser organizado por un grupo de empresarios venezolanos bajo el liderazgo de Damían Gaubeka, de origen vasco. La intención era reunir a los mejores equipos de la época en Caracas para promocionar el fútbol en el país sudamericano, aunque sin el apoyo real de las federaciones de fútbol de los países de los equipos participantes. De ahí que fuera un trofeo no institucional y, a la larga, no fuera considerado como oficial.

Al campeonato eran invitados los mejores equipos de Europa y América. En el caso del 'Viejo Continente' los conjuntos participantes se solían clasificar gracias a sus logros en la llamada 'Copa Latina', mientras que en los equipos americanos la invitación se entregaba en función de los logros en las ligas locales. Así, para la primera edición de 1952 el Real Madrid fue uno de los conjuntos invitados junto a otros tres clubes: el La Salle F.C. venezolano en condición de equipo anfitrión, el Millonarios colombiano y el Botafogo brasileño.

El torneo se disputó como una liguilla a doble partido entre los cuatro equipos y el Real Madrid se proclamó primer campeón tras ganar dos de los partidos (ambos ante La Salle por 3-2 y 6-1) y empatar los otros cuatro (1-1 en los dos choques ante Millonarios y 2-2 y ante el Botafogo). Para decidir el campeón se tuvo que recurrir al goal-average particular, ya que el Botafogo brasileño también logró 8 puntos tras la disputa de sus seis partidos. Así, los españoles regresaron a casa con alegría de haber conquistado la primera edición de este prestigioso trofeo - en la imagen superior se puede apreciar la foto de familia que se hizo la plantilla al aterrizar en Madrid procedentes de Caracas-.

Los blancos no volverían a disputar este torneo hasta 1956, año en el que también se proclamarían campeones de la primera Copa de Europa de la historia. De hecho, su condición de campeones continentales les permitió ganarse una nueva invitación.  En las ediciones precedentes el Millonarios colombiano (1953), el Corinthians brasileño (1954) y el Sao Paulo también de Brasil (1955) se habían añadido al palmarés del torneo. Pero ninguno de estos tres conjuntos hizo acto de presencia en esta nueva edición, por los de José Villalonga tuvieron que jugarse el título en un nuevo cuadrangular ante los italianos de la Roma, los brasileños del Vasco de Gama y los portugueses del Oporto.

El campeón volvería a ser el Real Madrid, y esta vez sin problemas. Los blancos sumaron 9 puntos, con cuatro victorias (2-1 ante la Roma, doble 2-1 ante el Oporto y 5-2 al Vasco de Gama), un empate (2-2 ante el Vasco de Gama) y una única derrota (1-2 ante la Roma). Tras ellos el Vasco de Gama quedó como segundo clasificado gracias a los 7 puntos logrados. En consecuencia, el equipo español logró ser el primer y único que alzó este trofeo en dos ocasiones, las dos únicas en las que participó en él.

Un año después, en 1957, el trofeo se disputaría de nuevo con el Barcelona como ganador. Sin embargo, la presencia de la nueva Copa de Europa y la creación de la Copa Intercontinental en 1960 provocaron que la Pequeña Copa del Mundo fuera perdiendo fuerza poco a poco en su objetivo de premiar al mejor club del mundo. Sin embargo, sus creadores se resistieron a darlo por 'muerto' y entre 1963 y 1975 realizaron siete ediciones en Caracas más del mismo bajo diferentes nominaciones y siempre desde un carácter amistoso. Curiosamente el Real Madrid llegó a participar en una de estas nuevas disputas en 1963, aunque acabó perdiendo la final ante el Sao Paulo de Brasil.

Fuente de la imagen de portada: todocoleccion.net

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información