Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El 'gigante' Van den Spiegel

  • El nuevo fichaje madridista llega para dar altura y corpulencia a la plantilla de Joan Plaza.
El nuevo fichaje madridista llega para dar altura y corpulencia a la plantilla de Joan Plaza.
I.L I.L

El Real Madrid buscaba altura, mayor fuerza en el juego interior y un hombre que asegure buenos números bajo tableros. Tras el adiós del griego Lazaros Papadopoulos, que se marchó cedido tras no cumplir todas las expectativas que causó a su llegada, la sección de baloncesto había estipulado la contratación de un pívots referencia en Europa y el elegido es Tomas van den Spiegel.

El jugador belga, que compartirá vestuario con su compatriota Axel Hervelle, tiene experiencia y un palmarés envidiable que le hará entrar con buen pie en la dinámica del equipo con más solera del basket continental. Van den Spiegel, que llega del BC Azovmash Mariupol de Ucrania con una media de 11,1 puntos por encuentro, ha sido clave en la mayoría de equipos que ha defendido y ahora, a sus 30 años, corona su carrera vestido de blanco.

Tomas empezó en las categorías inferiores del Osiris Denderleeuw y en 1994 dio el salto al BBC Aalst con sólo 17 años, debutando como profesional y ganándose el crédito como uno de los mejores pívots europeos de su generación. A los 19 años llegó al Oostende, club líder en Bélgica y tras progresar rápidamente, fue elegido en 2001 “jugador belga del año”.

Con ganas de crecer profesionalmente, se marchó a Italia al competitivo Fortitudo Bolonia. No le fue demasiado bien y regresó a su país para volver a ganar el campeonato. El Bolonia le recuperó para sacarle jugo durante cuatro años, cuando su éxito le llevó a la Virtus Roma. No logró títulos con los capitalinos pero su mejoría le terminó llevando al gigante ruso, un CSKA de Moscú donde estuvo dos campañas con buenos registros.

Hasta su llegada al Real Madrid, venía actuando en el BC Azovmash Mauripol de Ucrania y ya de blanco, su objetivo es recuperar prestigio, alargar su palmarés y sacar la máxima rentabilidad a su altura. Sus 214 centímetros son un seguro de vida que Joan Plaza espera poder explotar ahora que el equipo demanda un ‘gigante’ que complete las necesidades del juego interior.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información