Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La Copa ya toca

  • 12 victorias consecutivas dan fe para romper la maldición
12 victorias consecutivas dan fe para romper la maldición que dura 16 años
Defensa Central Defensa Central

El primer paso en la campaña de remontadas en la que se ha instalado el Real Madrid de Joan Plaza, está a punto de comenzar. La Copa del Rey, que tiene un color especial año tras año y que representa, sin ninguna duda, la competición más espectacular y de mayor nivel de toda Europa, se presenta como la gran meta de un año que empezó mal, que generó infinidad de dudas y que, pese a todo, puede salvarse a lo grande como se ha visto en las últimas semanas.

El equipo blanco llega en plena progresión tras haber sumado tres remontadas épicas ante Barcelona, Maccabi y TAU, siendo las dos últimas en la misma semana ante rivales de enorme entidad. La otra, ante el enemigo número uno, será curiosamente el test a clonar este jueves ya que es de nuevo el Regal el equipo a batir en la primera eliminatoria copera. El camino es más difícil que nunca pues el programa le ha dejado un panorama desolador si quiere ser campeón pero el hambre del equipo de Plaza está más que justificado y se viene representando a lo grande.

Y es que las últimas victorias, donde el colectivo se unió en torno a una causa mayor con final feliz, han otorgado la moral necesaria para buscar el sueño copero. Un sueño este, que no se cumple desde 1993, cuando el Real Madrid ganó su última Copa del Rey tras derrotar en la final al Marbella Joventut en A Coruña.

Desde entonces, el Madrid ha sido capaz de triunfar a nivel continental en varias ocasiones (Copa de Europa 1995, Uleb 2007) y sumar algunos campeonatos nacionales en su haber, pero nunca repitió título copero. Ahora, con 12 victorias consecutivas, colocado en la pelea liguera, actuando en la capital y con dos cracks en estado de gracia (Reyes y Bullock), es el momento cumbre para romper la maldición

Ya han pasado 16 años, muchos para el equipo más grande de toda Europa y el gran dominador español, demasiados para un equipo siempre ligado al éxito y a las grandes gestas. Por eso, ahora más que nunca, toca ganar, toca gritar y toca seguir la osadía. La Copa debe quedarse en Madrid.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información