Ir a versión clásica Ir a versión móvil

71-68. España disputará el pasaporte olímpico contra Cuba

EFE EFE
España perdió por un punto ante Brasil, un rival que tradicionalmente pone en muchos apuros a la selección femenina, que ahora va a jugarse la clasificación para los Juegos de Pekín 2008 ante Cuba (viernes; 12.45) con un día de descanso hasta entonces para recuperarse del esfuerzo desplegado en el intento de remontar a las suramericanas. El partido fundamental de la ronda clasificatoria para los dos equipos venía precedido de una significativa victoria española en el Mundial de Brasil 2006. Un 66-67 en el tercer choque del torneo mundialista selló aquel encuentro. Ahora, jugando en casa, España aspiraba a anotarse un nuevo triunfo y ocupar la primera plaza del Grupo C.

Del resultado dependía el posible rival en la eliminatoria de cuartos de final del próximo viernes. Con derrota, Cuba; con victoria había que esperar a conocer el ganador del encuentro entre Bielorrusia y Taiwán, penúltimo lance de la jornada. No hizo falta. El enfrentamiento se torció para el conjunto de Evaristo Pérez desde el principio, sobre todo, por el naufragio en el tiro exterior. Aguantó el primer cuarto como pudo (10-10, 14-14, 16-16, 18-18 y 22-22 m.10). Dos de las exteriores de Brasil, Iziane Castro y Karla Martins, con ocho y seis puntos respectivamente, impulsaron a la selección suramericana en la mejor fase local, salpicada de altibajos, pero muy efectiva en los ataques rápidos, en los que las internacionales rojas lograron anotar con facilidad.

Sin embargo, España careció de un juego interior consistente y ya daba muestras de sentirse incómoda en el juego posicional. El segundo corte acentuó la dinámica brasileña, que aprovechaba las posibilidades dentro de la pintura y explotaba las penetraciones sin quemar cartuchos con tiros desde el perímetro. Los lanzamientos americanos eran más cercanos y, por tanto, de superior porcentaje. Además, Amaya Valdemoro encontró muchos problemas para anotar. La defensa cargó las ayudas y la vigilancia sobre la alero madrileña ante la escasa amenaza realizadora del resto del conjunto español.

El desacierto exterior hasta el descanso, plasmado en un nítido 0/10 en triples, permitió que Brasil, sin prisa y sin parciales bruscos, paso a paso y con constancia, tomase posesión lenta, pero sólidamente, del tanteador y, lo que era peor para España, del juego (40-35 m.20). El Brasil posterior a la gran época de Erika de Souza y de Hortencia Marcari sigue siendo un adversario muy escabroso para la selección femenina. El primer triple cayó a los veintinueve minutos, obra de Ana Montañana, y colocó el parcial en 51-49. Cuatro minutos antes, en el veinticinco, la diferencia brasileña ascendía a once puntos (49-38), pero sin esa serie de 2-11 poco más habría tenido que hacer España.

El cuadro de Evaristo Pérez necesitaba reaccionar o resignarse a ceder la primera plaza del Grupo C. Y levantó la cabeza como ya es habitual en esta selección, que lleva cuatro medallas continentales seguidas a fuerza echarle testosterona a la cosa. Laia Palau llevó el acoso un poco más allá en el arranque del último periodo. De nuevo, gracias a un triple (53-52 m.32). El ratio de efectividad desde el arco, no obstante, pesaba como un yunque en las botas de las españolas (2/16). El decimotercer punto en la cuenta de Ana Montañana aguantó el pulso (57-54 m.35). Brasil, ante el derroche español, se parapetó con paciencia, trató de dificultar al máximo las líneas de pase y, en cuanto pudo, lanzó el contragolpe. Brasil acumula doce Torneos Suramericanos sin perder un solo encuentro. Tiene oficio y también sueña con los Juegos Olímpicos. Así que, entre aguijonazos en transición y tiros libres amarrados, amplió de nuevo la renta (53-57 m.37) limando las posibilidades de respuesta locales junto al paso del crono.

Palau mantuvo en pie las opciones españolas con un nuevo triple (63-60). Y era un momento hecho a la medida de Amaya Valdemoro para derrochar casta. La alero robó el saque de fondo y anotó (63-62), luego replicó Brasil, pero un balón largo debajo del aro dejó la situación igual (65-64). Restaban 1.48 minutos. España defendió bien y atacó para ponerse por delante. Pues erró tres intentos. O sea, dos rebotes defensivos y tres lanzamientos. Con el partido en un punto. Micaela Martins, por contra, acertó desde los 4,60 metros (67-64). El reloj reflejaba 35 segundos de juego. A dieciséis encontró aro de nuevo Montañana, que fue un bastión para España (67-66).

Brasil apretó los dientes. Repitió aciertos desde la personal por medio de Micaela Martins (69-66). También le favorecía no haber entrado en el bonus de personales. Podía hacer faltas sin recibir tiros en contra. Y las hizo. Las dos necesarias para contener a Valdemoro, que dispuso por fin de intentos libres a tres segundos (69-68), demasiado poco para dar la vuelta a la tortilla. El pase a Pekín se lo jugará contra Cuba el viernes a las 12.45 horas.


Ficha técnica:

71 - Brasil (24 17 13 18): Das Neves (7), Castro (18), Micaela Martins (17), Garbao (4), Da Silva (10) -cinco inicial-, Mares (-), (), Oliveira (3), Karla Martins (1), Do Nascimento (-), Dantas (4), De Jesús (7).

68- España (23 11 14 19): Aguilar (4), Palau (17), Valdemoro (16), Pascua (2), Montañana (20), -cinco inicial-, Nicholls (2), Lima (1), Domínguez (-), Torrens (-), Abalde (2) y Sánchez (5).

Árbitros: Chiari (ITA), Jovcic (SRB) Fernández Díaz (CRC).

Incidencias: encuentro correspondiente a la tercera jornada de la primera fase del Torneo Preolímpico femenino para los Juegos de Pekín 2008 disputado en el Telefónica Arena de Madrid ante 500 espectadores.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información