Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Llull echa un cable a Molin

  • Lagun Aro 78-88 Real Madrid
Lagun Aro 78-88 Real Madrid
Agencias - DC Agencias - DC

El Real Madrid tuvo que sufrir más de lo previsto para doblegar al Lagun Aro GBC, que sólo cedió, al igual que en su partido contra el Bilbao Basket hace cuatro días, en la prórroga (78-88).

Los donostiarras quisieron emular su versión de "matagigantes" ante un grande al que nunca han vencido y, con un Andy Panko realmente inspirado, dominaron el marcador en el primer cuarto.

Ficha técnica:

78.- Lagun Aro GBC (21 14 17 24 2): Salgado (7), Lorbek (5), Kone (2), Doblas (8) y Panko (31) -cinco inicial-, Miralles (7), Uriz (2), Alfonso Sánchez, Baron (16), Skita.

88.- Real Madrid (25 14 18 19 12): Llull (21), Prigioni (10), Tomic (4), Suárez (14), Reyes (6) -cinco inicial-, Sergio Rodríguez (3), Mirotic (15), Velickovic (6), Begic, Vidal, Fischer (6) y Tucker (3).

Arbitros: Arteaga, Guirao y Zafra. Descalificaron a Doblas por personales.

Incidencias: 6.500 aficionados en el San Sebastián Arena 2016.

Los madrileños marcaron distancias en el segundo, con Prigioni haciendo mucho daño y Sergio Llull muy acertado a la hora de hacer de cadena de transmisión del técnico Emanuele Molin, en su primera salida como primer entrenador tras la dimisión de Messina. En la segunda parte los donostiarras hicieron la goma y cuando parecía que el Real Madrid gestaba su escapada en el luminoso los locales volvieron a pegarse en el marcador.

Cinco puntos de renta tenía que defender el Madrid en un último cuarto en el que los vascos se pusieron por delante 65-66 con dos tiros libres de Panko que estuvo impresionante en este partido y se fue a 41 puntos de valoración.

Cinco puntos seguidos del americano colocaron el 74-73 con medio minuto por jugar, Uriz sumó dos más y a siete segundos del final Llull clavó un triple para jugárselo todo en la prórroga, a pesar de que Prigionni tendría en su mano un tiro para evitar sufrimientos. En los cinco minutos de prolongación no hubo color, el Madrid convirtiendo casi todas las posesiones se escapó sin remisión y vivió un final plácido cuando a los guipuzcoanos le traicionaron las fuerzas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información