Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Xabi Alonso, el ordenador madridista

  • DC repasa el pasado, presente y futuro de los jugadores de la actual plantilla del Real Madrid
Carlos Carrasco- El reportaje Carlos Carrasco- El reportaje

Desde la marcha de Fernando Redondo en el verano del año 2000, ningún mediocentro creador cuajó en el Real Madrid hasta la llegada de Xabi Alonso, un futbolista de ya dilatada trayectoria, cuyas tremendas cualidades futbolísticas son muy apreciadas en el Santiago Bernabéu. Repasemos ahora la trayectoria de un centrocampista puro, capaz de manejar el ritmo del partido que se ha convertido en una pieza básica en el equipo actual.

Xabier Alonso Olano nació en la localidad guipuzcoana de Tolosa, un 25 de noviembre de 1981. Hijo y hermano de futbolistas, pocos podrían adivinar el techo de un jugador esencial en cualquier equipo en el que ha estado. El Antiguoko de su San Sebastián natal vivió su bautizo como jugador. Desde allí dio el salto a la Real Sociedad. Los técnicos txuri-urdin enseguida se dieron cuenta de sus muchas virtudes con el balón en los píes.

Y es que, mientras Xabi tenía la posesión de la pelota el tiempo parecía pararse, permitiéndole tomar la mejor decisión de todas las posibles. Siempre ofreciéndose al compañero, manejando el ritmo de los partidos. Acelerando cuando el partido requiere ser frenético y bajando el pistón en los momentos en los que el juego necesita una marcha menos.

Poco a poco, su progresión en la cantera del conjunto realista le lleva a ser una de las joyas más valoradas de tan prolífica escuela. Su debut con el primer equipo se produce con 18 años ante el Logroñés en un partido de Copa del Rey en 1999.

Javier Clemente, técnico de la Real en aquella época, considera que necesita salir para completar su formación y se le cede al Eibar. Poco iba a durar su exilio , pues en el mercado invernal y cuando la Real ya es dirigida por John Benjamin Toshack se deciden a repescarle y el galés tiene tanta confianza en el mediocentro que no duda en darle el brazalete de capitán.

Bajo su mando, la Real sale de los puestos de descenso y finaliza en decimocuarta posición de la tabla. Al año siguiente, los de San Sebastián realizan una temporada para enmarcar y llegan incluso a disputarle la Liga al Real Madrid en un intenso mano a mano que finaliza con dos puntos de diferencia entre uno y otro.

Fueron los años dorados de una Real que llegó a disputar la Champions y a codearse con los grandes de Europa. Xabi debutó con la selección española en abril de 2003, en in encuentro contra el combinado de Ecuador. El propio seleccionador nacional de la época Iñaki Saez le describió como "un fántastco distribuidor del balón que ve el fútbol con mucha claridad".

Tanta es su progresión y calidad que muchos ya le empiezan a ver lejos de Anoeta, en un club aspirante a todos los títulos. Una mala campaña 2003-2004 obliga a la Real a plantearse muy seriamente la venta de su estrella y un equipo emerge con fuerza por encima del resto. Se trata del Real Madrid que busca apuntalar su mediocampo con un jugador de calidad que sirva de referencia al equipo en la zona ancha del campo.

Un fichaje que tardó en llegar

Las negociaciones con los dirigentes realistas no resultan para nada sencillas y acaban rompiéndose. Astiazarán pidió 13 millones de libras al Madrid, pero semanas después terminó vendiéndolo al Liverpool a cambio de 10,7 millones de libras (12 millones de euros).

Su venta al club de Anfield hace pensar a los madridistas que nunca verían a Xabi Alonso vistiendo la camiseta de la entidad de Concha Espina. Habría que esperar, pero terminaría llegando.

En Liverpool triunfa convirtiéndose en imprescindible en el histórico equipo de Rafa Benitez la afición le adora y Xabi evoluciona adquiriendo habilidades propias del fútbol inglés como los increíbles pases largos que, a partir de ese momento, se convirtirían en una de las señas de identidad de su juego. En Inglaterra triunfa alcanzando la final de la Champions y siendo uno de los responsables de la mítica remontada de conjunto 'red' en aquel tremendo partido ante el Milan.

Los ‘reds' se resignan a dejarle marchar

Al año siguiente , en la campaña 2005-2006 el Liverpool de Xabi Alonso conquista la FA Cup y el reconocimiento de la exigente hinchada británica con sus más que meritorias actuaciones. Las tres temporadas siguientes concluyen sin éxitos colectivos para xabi Alonso, pero el gana peso en el panorama futbolístico internacional y forma parte de la selección española que conquistara la Eurocopa de 2008 ante Alemania. Ese mismo verano Xabi Alonso piensa que su etpa en el fútbol inglés ha concluido y decide regresar a la Liga, aunque su estancia en la Premier terminaría prolongándose un año más .

El Real Madrid como ya hiciera unos años antes vuelve a interesarse por la situación del tolosarra, pero en el Liverpool se muestran reacios a deshacerse de uno de sus jugadores franquicia. Tras duras negociaciones, el mediocentro manifiesta a Rafa benitez su intención de regresar a España y se ve obligado a solicitar el 'transfer request', para así cumplir su deseo. Sus números en la Premier no dejan lugar a las dudas ya que completa 208 encuentros con el Liverpool en los que anota 19 goles, aunque por encima de las estadísticas deja la sensación en Anfield de que se trata de un futbolista insustituible.

Finalmente, las negociaciones entre Liverpool y Real Madrid llegan a buen puerto por una cantidad aproximada de 30 millones de euros. El 5 de agosto de 2009 el tolosarra es presentado como nuevo jugador madridista en lo que el mismo reconoce como "un paso importante en su carrera" porque llega al "mejor club que existe en el mundo".

Casi tres años años después, Xabi Alonso se ha ganado el corazón del madridismo. Imprescindible tanto para Manuel Pellegrini como para Mourinho, sus ausencias en el equipo durante estas casi tres temporadas son acogidas con preocupación por directivos, técnicos, compañeros y aficionados. Todos ellos saben que en Xabi Alonso descansa la brújula del Real Madrid ( y de la selección campeona del mundo). Con compaía o sin ella en el mediocentro es capaz de salir bien librado de las batallas y los envites más complicados

Como si se tratara de un ordenador cuya CPU interpreta de le mejor manera posible el deporte rey, el mediocentro distribuye, corta orienta y guía. Sin descanso en la medular, hay muy pocos futbolistas en el mundo que sean tan valiosos en un equipo como él lo es para los merengues. Visible en ocasiones o apenas apreciable en otras su trabajo para manejar una maquinaria de la potencia del equipo madridista es digno de elogio. Si a los integrantes de la plantilla blanca les preguntaran en secreto la identidad del jugador más necesario, la gran mayoría de las papeletas llevarían escrito el nombre de Xabi Alonso. No lo duden.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información