Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Lapuerta asume su derrota electoral

  • Rosell le tiene ganado el terreno
Rosell le tiene ganado el terreno
I.L. I.L.

Juanito Lapuerta lo tiene negro en las próximas elecciones. Su decisión de apoyar en la próxima campaña a Jaime Ferrer en detrimento de Alfonso Godall viendo el varapalo que podía llevarse en las elecciones es una buena muestra de que Sandro Rosell será, si nada lo impide, el próximo presidente del Barcelona.

El vicepresidente del FC Barcelona Jaume Ferrer y precandidato a la presidencia del club blaugrana es la nueva cara del continuismo de Joan Laporta, quien ayer dio un vuelco al panorama electoral al publicar en su página web que Ferrer, y no el vicepresidente primero Alfons Godall, sería el que encabezaría la candidatura. Hasta ahora, Godall --amigo de la infancia de Laporta-- era el delfín del actual presidente y contaba con el apoyo de todos los hombres fuertes de Laporta, con la mayoría de los directivos y Xavier Sala i Martín al frente.

Sin embargo, los juegos electorales de Godall con Ferran Soriano habrían hecho cambiar de opinión al máximo dirigente blaugrana. Godall, que en más de una ocasión habló de una posible alianza con el actual presidente de Spanair, aseguró que Soriano, ex vicepresidente económico antes de dimitir en julio de 2008, podría ir tanto en su candidatura como crear una en que ambos fueran de la mano, pero con Soriano como número uno. Ante este panorama, Laporta se reunió con la Junta Directiva y decidió apoyar a un Jaume Ferrer al que hace poco desvirtuó y criticó por no ir de la mano con Godall.

Este movimiento cobarde de Lapuerta muestra el temor que tiene el actual presidente a ser apalizado en las urnas por el gran favorito para ganar las próximas elecciones, que no es otro que Sandro Rosell. El candidato blaugrana aparecerá en público ante los medios de comunicación para presentar su precandidatura a la presidencia del Barcelona a principios de la segunda quincena de abril. A partir de esa fecha el cagómetro de Lapuerta se pondrá al rojo vivo, ya que entenderá al fin que no tiene nada que hacer contra el que antes era su amigo.

Por último, el gran perjudicado de este galimatías, Alfonso Godall, quien se hizo famoso por llamar pilotillos a Fernando Alonso y Jaime Algersuari, ha anunciado que no tiene intención de retirarse la carrera electoral, aún con el riesgo de que le vote cuatro gatos: "Quiero manifestar que continuo trabajando para hacer posible esta opción de futuro abierta e integradora que garantice el modelo de éxito, el catalanismo del club y su compromiso solidario", indicó.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información