Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Vuelve el reinado de la hipocresía

  • El Barça no ha podido caer más bajo con su nuevo acuerdo de patrocinio.
El Barça no ha podido caer más bajo con su nuevo acuerdo de patrocinio
I.L. I.L.

El acuerdo que el Barcelona ha firmado con la polémica Qatar Foundation no ha extrañado nada a todos aquellos que conocen en profundidad la idiosincrasia de la entidad culé. Porque en ese club lleva instalada desde hace mucho tiempo la norma de el fin no justifica a los medios. Y si para solventar la crisis financiera de la entidad hay que firmar con una organización que vulnera alguno de los derechos humanos más elementales, pues se hace y punto.

¿Y qué pensaran los de Unicef de todo este acuerdo? El Barcelona ha manchado muertes y constantes humillaciones a las mujeres el único símbolo limpio que tenía en su camiseta, que no era otro que el logo de Unicef. Al Barcelona ya no le va a valer ir por el mundo con la bandera del ‘fair play’ y la defensa a ultranza de los derechos humanos, porque el acuerdo con Qatar Foundation contradice de cabo a rabo los principios más elementales de lo que debe ser considerado el respeto a los derechos humanos. Y todo por un contrato de patrocinio que, pese a ser el más jugoso del fútbol mundial, es de lo más indecoroso que ha realizado esta entidad en su centenaria historia.

Pero un acto así, viniendo del Barcelona, no debería extrañar a nadie. No hay que olvidar que Nuñez y Cruyff fueron los que en España acuñaron el término primas a terceros tras pagar unas sustanciosas cantidades económicas a Tenerife y Valencia para que ganaran al Real Madrid y el Deportivo respectivamente en la última jornada de Liga. Tampoco debería sentirse orgulloso de tener un entrenador que, de su etapa como futbolista, arrastra tras de sí una sanción por ‘doping’. Ahora que con la Operación Galgo se está crucificando a algunos de los mejores deportistas en la historia de nuestro país, ¿por qué Guardiola merece más credibilidad que Marta Domínguez?

En definitiva, en Barcelona vuelve a reinar la hipocresía. Con un sospechoso de doping en el banquillo, y con un acuerdo comercial que se cachondea de los derechos humanos por los que todos debemos guiarnos, ¿qué más se puede esperar de este club?

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información