Ir a versión clásica Ir a versión móvil

A un punto de lo inevitable

  • El Barcelona será campeón la semana que viene si suma un empate ante el Levante.
Barcelona 2 - 0 Espanyol
EFE - DC EFE - DC

Un punto más y matemáticamente la liga será azulgrana. La victoria del Barcelona ante el Espanyol (2-0) deja al equipo de Josep Guardiola a un empate de conquistar su vigésimo primer título liguero de la historia.

En un plácido partido de los barcelonistas, conducidos por la clarividencia de Andrés Iniesta, que ofreció una clase magistral de fútbol, los azulgranas no tuvieron que emplearse en exceso para conseguir su objetivo. Un gol del manchego, en el primer tiempo, y otro de Gerard Piqué, en el inicio del segundo, rubricaron la victoria del Barcelona, un equipo que jugó con el freno de mano puesto durante muchos minutos del segundo tiempo ante un rival en el que sólo Osvaldo dio muestras de calidad.

En teoría, Mauricio Pochettino planteó el partido para buscar al Barça en su campo. Un doble pivote y tres mediapuntas, con Osvaldo como referencia en ataque, para presionar en su campo a los azulgranas, pero el intento se desmoronó en veinte minutos. Bastó que Messi entrara entre líneas, que Iniesta maniobrara con soltura, que Xavi se sintiera más suelto y que Alves se proyectara por su banda para que los locales sitiaran la meta de Kameni. Se resguardaron los blanquiazules en un 4-5-1 y el Barça empezó a sentirse a gusto, a controlar el juego y, cuando eso ocurre, el rival tiene muy pocas opciones.

Iniesta abrió la lata

Kameni empezó a intervenir en un remate de Pedro (m.20) y en otra magnífica acción individual de Iniesta. El manchego estaba fino y desplegó su arsenal de recursos técnicos. El Espanyol, con mucha presión y rapidez en las contras, tuvo una buena opción en una jugada de Osvaldo (m.24) y un centro de Callejón que no encontró rematador. Fue de lo poco que ofrecieron lo blanquiazules en el primer tiempo. Messi, en una buena acción ante Raúl Rodríguez, no estuvo acertado ante Kameni (m.28), pero sí Iniesta en la siguiente. Un error de Galán fue aprovechado por Iniesta. El albaceteño sorteó a Amat y batió a Kameni (1-0, m.29), en una jugada que podría haberla firmado el mismo Michael Laudrup.

FICHA TÉCNICA

2 - Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, Piqué, Fontàs (Abidal, m. 71); Busquets, Xavi (Keita, m.89), Iniesta; Pedro (Afellay, m.84), Messi y Villa.

0 - RCD Espanyol: Kameni; Galán, Raúl Rodríguez, Amat, Chica; Javi Márquez, Javi López (Isaías, m. 77); Joan Verdú, Iván Alonso (Luis García, m.46), Callejón (Álvaro Vázquez, m.59) y Osvaldo.

Goles: 1-0, m.29: Iniesta. 2-0, m.47: Piqué.

Árbitro: Fernández Borbalán (col. Andalucía). Mostró cartulina amarilla a Luis Garcia (m.62), Pedro (m.62), Kameni (m.62) y a Isaías (m.84).

Incidencias: Asistieron al encuentro 89.994 espectadores en partido correspondiente a la trigésima quinta jornada de Primera División, disputado en el Camp Nou. Antes del inicio, los aficionados homenajearon al equipo de fútbol sala, campeón de la Copa del Rey, y al juvenil, campeón de la Copa de Campeones. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Severiano Ballesteros, fallecido la madrugada del pasado sábado.

El Barça quería resolver por la vía rápida y si no lo hizo antes fue porque David Villa no tiene la puntería afinada. El asturiano se quedo solo frente al meta camerunés y erró en una clara acción de gol. Tampoco llegó Villa a una jugada en diagonal de Messi, desde la derecha hacia el centro, en la última acción de peligro del primer tiempo, pero no necesitaba hoy su equipo los goles de su siete, como se demostró nada más empezar el segundo tiempo. Apuntó Pedro, que encontró la respuesta de Kameni (m.47), y en la siguiente acción Gerard Piqué anotó el 2-0 a la salida de un saque de esquina (m.48).

Valdés evitó cualquier atisbo de remontada

Con el partido decidido, el Espanyol se fue hacia arriba. Puso Pochettino en juego a Álvaro, pero el desequilibrio lo puso Osvaldo. El delantero blanquiazul estuvo a un buen nivel y ofreció detalles de su categoría futbolística en dos grandes acciones ante Mascherano y Piqué. En ambas se encontró con Víctor Valdés, después de sendos remates de buena factura. Con el 2-0, el Barça bajó su intensidad. Bajaron pulsaciones, economizaron esfuerzos, pensaron los futbolistas barcelonistas en el próximo miércoles y Pep Guardiola le dio veinte minutos a Eric Abidal, seguramente también pensando en el futuro, en el partido del próximo miércoles o más a largo plazo en la final de Wembley.

En el último cuarto de hora, al margen de algún detalle de Iniesta y de algún desborde de Osvaldo, Barça y Espanyol estuvieron más pendientes de que pasaran los minutos que de otra cosa. El Barça había conseguido su objetivo y tiene la Liga a tiro, a un punto, un empate que buscará el próximo miércoles en Valencia, en el campo del Levante.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información