Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Paradas Romero rescató al Barça

  • La acción comienza fuera del área pero el agarrón continúa hasta que Iraola se mete en la zona de castigo: debió ser pena máxima
El colegiado se comió un claro penalti sobre Iraola que pudo cambiar el partido
Felipe de Luis Felipe de Luis

Paradas Romero fue uno de los responsables de que el Barcelona esté a tres puntos del Real Madrid en la clasificación. Si no fuera por él, los culés podrían haberse situado a cuatro puntos de diferencia con respecto el conjunto blanco. El colegiado no pitó un claro penalti de Adriano sobre Iraola en el minuto 39.

Corren malos tiempos para el barcelonismo, tras su tropiezo en ‘La Catedral’, donde únicamente Messi pudo salvar los muebles en el minuto 91. Pudo ser peor. Cuando el primer acto estaba a punto de morir, Adriano realizó una acción sobre Iraola, que con el reglamento en la mano, tuvo que ser castigada con pena máxima a favor del equipo de Bielsa.

Es cierto que el brasileño Adriano comienza a agarrar a Iraola fuera del área, pero su mano no suelta la camiseta del lateral en ningún momento. El jugador rojiblanco buscaba rematar un centro llegado desde la banda izquierda y Adriano se encargó de impedírselo con efectividad.

Según reza el reglamento por el que se rige la Liga de fútbol, impera, sobre todas las cosas, el desenlace de la acción. Es decir, si una infracción comienza fuera del área pero se sigue produciendo dentro de la misma, debe ser penalti. No lo vieron así ni Paradas Romero ni ninguno de sus asistentes, que dejaron impune la acción de Adriano. En este caso, el colegiado ni siquiera pitó falta (algo que, como hemos explicado con anterioridad, también hubiese sido erróneo).

Este lance del encuentro puede tener repercusiones en el Campeonato. Aunque aún queda mucho camino por recorrer, el conjunto de Mourinho sólo espera no tener que lamentarse de errores de esta índole. Tres puntos es un partido de diferencia, distancia a la que nunca se había sometido Pep Guardiola en el banquillo blaugrana con respecto al gigante blanco. El madridismo vuelve a experimentar esa  sensación de sobra conocida, la de luchar contra factores externos que se escapan de su control.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información