Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Alves: además de 'manazas', llorón

  • El brasileño se tomó muy mal su justa expulsión ante el Granada
El brasileño se tomó muy mal su justa expulsión ante el Granada
Defensa Central Defensa Central

Mientras en Barcelona pasan las horas intentando hacer una mala copia del canguelo que ellos han padecido en numerosas ocasiones en temporadas precedentes, en el resto del mundo salta a la vista que hay algunos jugadores culés en un estado de forma penoso. A las ya habituales cantadas de Gerard Piqué, hay que unor ahora las metidas de pata de Daniel Alves. El brasileño, que ya se tuvo que ir hace unas semanas de vacaciones improvisadas porque su entrenador le veía con la cabeza en otra parte, le quitó el martes el protagonismo a su compañero Messi.

 

El lateral protagonizó un partido vergonzoso, pues él solo se encargó de regalarle dos penaltis clarísimos al Granada. Unas acciones ridículas e innecesarias que ningún jugador decente se hubiera atrevido a protestar. Sin embargo, Daniel Alves no se cortó ni un pelo y perdió los papeles cuando vio que Teixeira Vitienes le mostraba la segunda amarilla y la consiguiente roja. El jugador acababa de cortar con la mano un centro desde la izquierda, facilitándole al equipo rival que marcara el 5-3 definitivo.

Según reflejó en el acta el colegiado, "el jugador dorsal número 2 del F.C. Barcelona, Daniel Alves Da Silva, tras ser expulsado en el minuto 87, y antes de retirarse del terreno de juego, se dirigió a mi en repetidas ocasiones y con la voz en grito en los siguientes términos: "Lo tuyo es increíble!!!". Lo increíble es que este futbolista pueda protestar y quejarse de esta manera después de haber cometido dos errores de tal calibre, y más cuando precisamente Daniel Alves es uno de los que presume ante los medios de comunicación de no hablar de los colegiados

"Quejarse es de perdedores" comentó el internacional brasileño hace unas semanas. Pues por lo visto, este jugador no predica con el ejemplo en los partidos, pues bien que protesta cuando un árbitro le pilla haciendo una de las suyas. Quizás se le haya pegado algo de su compañero Piqué, quien hace un par de jornadas acusó al colegiado de haberle expulsado de manera "premeditada". Y es que en este club parece evidente que, cuanto peor les van las cosas, más se les destapan las vergüenzas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información