Ir a versión clásica Ir a versión móvil

"Nunca me bajo del barco, ni con mi equipo ni con la selección"

  • Sergio Ramos no renuncia nunca a jugar, ni con su equipo ni con la roja. Es un pura sangre aunque sabe que debe dosificarse
EFE - Bélgica EFE - Bélgica
Sergio Ramos siente pasión por la "roja". La que le inculcó su familia. La que aprendió viendo a referentes suyos como Fernando Hierro y Raúl González. Como ellos, sueña con que su "nombre marque una época de la selección española". La conquista de la Eurocopa es el primer paso.

Su peso en la selección española aumenta en cada partido que disputa. A sus 22 años lleva 43 con la absoluta. En la Eurocopa entremezcló el momento más grande de su carrera con el más amargo. Las críticas y una polémica con Luis Aragonés le hizo madurar a pasos acelerados.

-¿Qué ha cambiado en la selección el éxito de la Eurocopa?.

Los títulos te dan prestigio e infunden más respeto en los rivales. Lo estamos sintiendo en los jugadores a los que nos enfrentamos. En cuanto al equipo no ha cambiado prácticamente nada.



-¿Ha encontrado España el tan ansiado estilo de juego?

Sí, con Luis Aragonés nos adaptamos a sus ideas, tener siempre el balón y juntar las líneas. Hemos creado un perfil que mantenemos y nos está dando grandes resultados.

-¿Qué fue lo mejor que aprendió con Luis?.

A estar atento cada día porque siempre podías aprender algo nuevo. Cualquier entreno, charla o partido había algo que podías coger. Es una persona que viene tan de vuelta que se aprendía de él.

-¿Y lo peor?.

El cambio de humor repentino que tiene (risas).

-¿Se equivocó en la forma en la que llevó la polémica que surgió con usted en la Eurocopa?.

La verdad es que me molestó, porque con Luis nunca tuve ningún problema. Siempre le estaré agradecido por su confianza. Nunca le oculté nada, por eso le dije lo que pensaba. Me llegó a molestar porque personalmente no andaba bien, tenía problemillas, y me llegó a crear más. Fue lo que realmente me molestó. Por eso, lo que hice fue dar la cara y defenderme. Por mi carácter soy así.

-¿Cómo ha sido la transición a Vicente Del Bosque?.

Muy buena. Hemos tenido la suerte, tanto el mister como los jugadores, de que el equipo está hecho. Formamos un grupo de hace mucho tiempo, en el que todos nos conocemos a la perfección. Vicente se ha encontrado con un vestuario en el que hay una unidad tremenda, un buen rollo bastante grande. Es fácil manejarnos.

-¿Siente cómo su peso va creciendo en la selección?.

Te lo van dando los partidos, las concentraciones, la integración en el grupo, la amistad con los compañeros. Me siento tan importante como el resto de internacionales. Poco a poco, me voy sintiendo más reconocido.



-¿Cómo está de la lesión?

Bien, la verdad es que no se puede llamar lesión porque no podría jugar. Arrastro molestias en los abductores y la zona del pubis. Poco a poco, con tratamiento y quitándome de algún entreno, dosificándome un poco, espero estar mejor.

-¿Sintió alguna acusación tras no jugar con el Real Madrid después de hacerlo con España ante Armenia?.

Yo en ningún momento pienso en tirarme del barco, ni con mi equipo ni con la selección. Para mi, defender los colores de la roja es lo más importante. Eso no quita que tenga que cumplir con mi equipo igual que con la selección. Ahora mismo me tengo que dosificar pensando en el Real Madrid y en dos partidos muy importantes que quiero jugar, el derbi y la Juve.

-¿Quién ha sido su referencia para sentir tanto la roja?.

Desde pequeño, mi familia ha vivido siempre la selección. La hemos seguido. El ambiente familiar que te rodea tiene mucho que ver. A nivel de jugadores, Raúl ha sido un jugador muy representativo a nivel mundial, el capitán de muchos años. Defendió siempre la roja con mucho sentimiento. En ese aspecto también me quedo con Hierro y con Iker Casillas. Poco a poco va cogiendo el liderazgo. Espero que en el día de mañana mi nombre también marque una época en la selección.

-¿Le ha sorprendido la explosión del tema racismo en Madrid?

Me ha sorprendido todo. Primero lo de la selección inglesa y luego la sanción al Atlético de Madrid. Yo he jugado tanto en el Bernabéu como en el Calderón y no se puede hablar de aficiones racistas. Mucho menos al país o los españoles. Yo me llevo fenomenal con Diarra o Drenthe.

-¿Es Bélgica el primer partido serio rumbo al Mundial 2010?.

Podemos decir que sí. Entre las selecciones que pueden estar arriba es la primera que nos puede plantar cara. Aún más en su estadio. Tenemos respeto a Estonia y el resto, pero sabemos que Bélgica es más fuerte. Nuestro objetivo es muy claro. Tenemos que ganar el cuarto partido para dar un paso importante hacia el Mundial.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información