Ir a versión clásica Ir a versión móvil
08 noviembre 2016

El Barcelona se olvida, una vez más, de sus supuestos 'valors'

  • Bartomeu ha decidido prohibirle a los jugadores del club que hablen con cualquier medio de comunicación sin derechos
Leo Messi, juzgados Leo Messi, juzgados
Bartometu FOTO: Getty Images
Enrique Martínez Enrique Martínez

El Barcelona no se cansa de dar la nota. El conjunto culé ha tomado la decisión de prohibirle a sus jugadores tener cualquier tipo de trato con los medios de comunicación, a no ser que sea con las televisiones con derecho. Una especie de veto a todo aquel que no pone la pasta. Una lamentable actuación por parte de un club que predica con la libertad de expresión.

La decisión tendrá valor a efectos inmediatos, es decir, desde hoy mismo. La nueva medida en la política de comunicación del club impedirá a todos los medios de comunicación sin derechos poder acceder a entrevistas individuales y a cualquier tipo de contenidos de producción propia con todos los jugadores del club. 

No es solo una medida para la sección del fútbol, que sus jugadores pueden estar más solicitados por la prensa, tampoco los de balonmano, fútbol sala, baloncesto y hockey patines podrán tener ningún tipo de trato con los medios de comunicación. Una decisión del todo irresponsable por parte del club. 

El Barcelona, ese club que se siente atacado porque la UEFA le prohíbe mostrar banderas esteladas y que se le llena la boca diciendo que no se puede coartar la libertad de expresión, es el que ahora veta por completo a todos los medios de comunicación que no paguen. Piden algo que ni siquiera ellos son capaces de cumplir. 

En este caso los que más pierden son los aficionados del Barcelona, que a buen seguro no le habrá hecho mucha gracia esta decisión. La prensa al final es un mero transmisor para que los seguidores de cualquier equipo se enteren de las últimas noticias o declaraciones de los protagonistas. 

La excusa que ha puesto el Barcelona es que pretende potenciar los medios oficiales del club. Es decir, la revista, la página web, las redes sociales y la televisión del club, donde por cierto emiten los programas en catalán, idioma que seguramente tan solo domine el 5% de los aficionados del Barcelona. Un gesto más que demuestra la poca tolerancia de un club que a su vez le pide tolerancia a la UEFA. De locos lo de Bartomeu

La decisión no ha sido del todo aceptada por todos los miembros de la junta directiva del Barça. Ha sido el presidente culé el que la ha tomado sin consultar con nada ni nadie. Una cacicada más que se suma a las que ya lleva en sus espaldas el presidente. Sí, ese presidente que reconoció haber cometido delitos para cerrar el fichaje de Neymar

Poco a poco el Barcelona aleja más a los deportistas de los aficionados. En los últimos tiempos, sobre todo en la sección de fútbol, las restricciones en cuanto a poder contar con jugadores o miembros del cuerpo técnico han aumentado considerablemente. 

Eso sí, no se atreven con los que ponen la pasta. Hay que recordar que el Barcelona recibe algo más de 140 millones de euros por derechos de televisión y claro, a esos no les prohíben absolutamente nada. Esta decisión no es más que una desfachatez más de las muchas que ha cometido el conjunto culé en los últimos tiempos. 

Bartomeu quizá se debería preocupar más de arreglar sus asuntos con la justicia española, devolver el dinero que robó y dimitir. ¿Qué se diría su fuera Florentino Pérez el que hubiera reconocido haber delinquido tal y como hizo el señor Bartomeu? Y después de todo todavía se sienta en su butaca del palco con una sonrisa de oreja a oreja en vez de estar sonrojado las 24 horas del día por dejar al imagen del Barcelona a la altura del betún. 

Este lunes se supo que el juez De la Mata iba a procesar finalmente a Neymar y a Sandro Rosell, que tuvo que salir corriendo para no entrar en prisión, por estafa en el fichaje del brasileño. ¿Recuerdan cuando dijo que había costado 57.1 millones de euros y punto? Parece que se olvido de unos cuantos 'kilos' que se intentó meter en el bolsillo. 

Quizá la medida adoptada por Barto tenga que ver con todo esto. Quiere silenciar todo lo 'negro' que rodea al Barcelona y lo hace prohibiendo a sus jugadores hablar con la prensa. Una decisión ruin y rastrera tan solo al alcance de una mente retorcida como la del presidente culé. 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información