Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Laporta piensa en cargarse a Begiristain

  • El presidente culé se piensa la renovación de su secretario técnico
El presidente culé se piensa la renovación de su secretario técnico
I.L I.L

Las aguas bajan mansas en el plano deportivo que rodea el Camp Nou a expensas de la llegada de la Champions. Hay sensaciones favorables y teniendo de lado al estamento arbitral, no existe motivo para asustarse ante la racha del Real Madrid, su principal peligro en Liga. Pese a ello, el Barcelona no es capaz de frenar los problemas institucionales y extra-deportivos, siendo el último la continuidad de Txiki Begiristain.

El culpable de los desastrosos refuerzos de esta campaña, sobre todo Hleb, Keita y Cáceres, está en tela de juicio desde la directiva azulgrana, ya que su contrato sigue sin estar renovado pese a concluir este próximo verano. La cúpula culé ha estado en numerosas ocasiones capitaneada por un Begiristain que ha tapado a su presidente cuando éste no podía dar la cara y que, además, ha sido el centro de las críticas dentro de la lucha interna que protagonizaron en su día Rosell y Cruyff.

Pese a haber sido la cabeza visible y haber aguantado las ‘delicias’ de dos años sin títulos viendo reinar al Real Madrid, ahora aquellos que aprovecharon su anonimato sobre las espaldas del secretario, no ven ahora segura su continuidad más allá del 30 de junio. La opinión pública tampoco le apoya en exceso pero es cierto que su trabajo durante este año le da ‘vida’ más allá de haber sido el responsable directo de varios desastres en forma de euros desperdiciados.

Sus viajes a Japón en semanas anteriores y un par de declaraciones fuera de tono, pueden haber cabreado aún más al presidente blaugrana, que debería reaccionar ya antes de que esta situación suponga un problema de cara a la organización de la próxima campaña.

Teniendo en cuenta que Txiki ya planea el curso 2009-2010 y que entre sus planes está la posible venta de Etoo y la llegada en su lugar de Villa o Torres, la situación es alarmante. Además, las renovaciones de Valdés (frenada por sus altas pretensiones), Márquez, Puyol, Gudjohsen y Pinto dependen exclusivamente de las relaciones que ya ha abierto el citado secretario técnico.

Un papelón para Laporta, una decisión complicada de cara al futuro inmediato y, sobre todo, una excusa ideal para que la estabilidad blaugrana se vea peligrosamente alterada.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información