Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Pep no esconde la Messi-dependencia

  • El técnico culé ya ha advertido al argentino de que no tendrá más descansos
El técnico culé ya ha advertido al argentino de que no tendrá más descansos
I.L I.L

Un empate en el Ruiz de Lopera ha servido para debatir sobre el pulso liguero entre Real Madrid y Barcelona, para sacar a relucir los defectos defensivos del equipo azulgrana y para que Etoo refleje su malestar de la manera que siempre suele hacerlo, alzando la voz a los cuatro vientos. En Barcelona ha vuelto el nerviosismo y el entorno blaugrana reconoce que para no complicarse el futuro inmediato hay que sacar adelante los partidos de las próximas semanas.

Llega la Champions y el tramo final de una Liga que ahora parece tener más vida por lo que, como ya conocen en el vestuario culé, tocará remangarse y no dejarse nada en segundo plano. Esto toca directamente a las estrellas, ya que Pep Guardiola ha advertido que ninguno de ellos contará con descansos extras por acumulación de partidos o llamadas internacionales. Messi no volverá a tener sitio en el banquillo y así se lo ha dejado claro al argentino, que se había acostumbrado a tener que ser el revulsivo en las segundas partes.

Y es que Messi ha sido el salvador durante toda la campaña y de sus piernas han salido la gran mayoría de puntos (además de la mano amiga de los colegiados). Por ello, ahora que el Madrid se ha acercado y que la intranquilidad se ha reactivado en torno al Camp Nou, el técnico ha pedido mayor compromiso a su jugador con la esperanza de que lo entienda y comprenda que quien le paga es el Barcelona y le exigirá lo máximo por cada euro.

De tal manera, volverá la ‘Messi-dependencia’, puesto que la obligación por no volver a ceder y mantener el nivel y la renta sobre el Real Madrid, generará una transformación en el equipo culé. El extremo volverá a ser el epicentro del juego azulgrana mientras que los Hleb, Cáceres, Keyta y compañía, que estaban teniendo minutos para dar descanso a sus compañeros, volverán a ese papel secundario que ellos mismos se han ganado con su pésimo rendimiento deportivo sobre el césped.

Los números para dejarse llevar por esta corriente pro-Messi, son evidentes, el grupo no da la cara sin el argentino. Con el extremo sobre el cèsped, el Barcelona logra marcar gol cada 23 minutos. Sin él, la cifra sube hasta más de 60 minutos, lo que refleja la falta de acierto y de opciones ofensivas sin el internacional albiceleste.

Guardiola, visto lo visto, asume que el equipo sin Messi pierde verticalidad, velocidad y alternativas al gol, por lo que arriesgará al máximo para sacar jugo a su estrella, esa que tendrá que dar el ‘do de pecho’ con la elástica azulgrana y olvidarse de favores desde la dirección deportiva. Todo sea por evitar problemas a largo plazo aunque el salvador ‘corra peligro de recaer físicamente como le ocurre cada campaña desde que viste de azulgrana. No hay opción, sino necesidad.

La ‘Messi-dependencia’ vuelve al primer plano y ahora, además, con el ambiente enrarecido.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información