Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Detenidos tres futbolistas por tráfico de drogas

  • 600 kilos de cocaína
600 kilos de cocaína
Agencias Agencias

Un jugador en activo del Rayo Vallecano, dos ex jugadores del Hércules y dos ex agentes de futbolistas son algunos de los 11 miembros de una organización de narcotraficantes que introdujo en España 600 kilos de cocaína ocultos en molinos de viento. El envío llamó la atención de la Policía porque la empresa que los importaba estaba dedicada a los cítricos.

Siete de los once detenidos, entre ellos tres futbolistas y dos representantes de jugadores, en la operación "Ciclón" contra el tráfico de drogas en la que se ha incautado un alijo de 600 kilos de cocaína pasarán mañana a disposición judicial y serán interrogados en la Audiencia Nacional. Así lo han informado fuentes jurídicas, que no han precisado si será el juez Baltasar Garzón, que ha dirigido investigación, o el juez de guardia esta semana en la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, quien tome declaración a los siete detenidos, pues el primero tiene un gran volumen de trabajo en su juzgado donde se instruye la supuesta trama de corrupción ligada a cargos del PP. Los otros cuatro arrestados -tres en Valencia y uno en Alicante- serán interrogados por exhorto en los juzgados de esas ciudades y sus declaraciones se remitirán a la Audiencia Nacional.

Según informaron fuentes de la investigación, el presunto líder del grupo es Zoran Matijevic, un ex agente de futbolistas de nacionalidad serbia que puso el dinero que necesitaba el único de los detenidos con antecedentes penales, un ciudadano radicado en la costa levantina que se encontraba en el tercer grado por un delito relacionado con el narcotráfico.

Otro de los detenidos, agregaron las fuentes, es el jugador del Rayo Vallecano, Carlos de la Vega (en la imagen). Además, hay implicados otros dos ex jugadores del Hércules, uno de ellos de nacionalidad serbia y otro español.

En rueda de prensa, el jefe de la UDYCO de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid, José Luis Conde, explicó que aunque en la trama había dos ciudadanos serbios y uno peruano, la organización es "española". Además, subrayó que, con este envió, el grupo "había abierto una vía de futuro" y pretendía "traer más droga".

Se desconoce cuál era el destino final de la droga, que llegó a España, desde Argentina, oculta en maquinaria de molinos de viento. Su primer destino fue Tánger y, desde allí, fue llevado hasta Algeciras (Cádiz) y finalmente a Madrid. Los agentes, que estaban detrás de los movimientos del detenido con antecedentes penales, tuvieron la "certeza" de que en el envió viajaba droga al comprobar que la empresa que estaba detrás de la importación estaba dedicada a los cítricos.

 

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información