Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Athletic sufrió para pasar

  • LIGA EUROPA: TROMSOE 1-1 ATHLETIC (ida 2-3)
LIGA EUROPA: TROMSOE 1-1 ATHLETIC (ida 2-3)
EFE EFE

El Athletic Club de Bilbao se ha clasificado con mucho sufrimiento para la fase de grupos de la Liga Europa después de empatar a un gol con el Tromsoe en un espantoso partido de fútbol en el que el modesto equipo noruego ha sido netamente superior a los de Joaquín Caparrós.

Un dudoso penalti transformado por Javi Martínez a los diez minutos de la segunda parte ha sido vital para que el Athletic hiciera valer el agónico 3-2 obtenido hace una semana en 'La Catedral' y haya podido cumplir con más pena que gloria su objetivo prioritario de participar en la nueva competición continental.

El equipo rojiblanco lo pasó mal en la primera parte y muy mal en la segunda. El Tromsoe empezó con una marcha más que su rival y con su juego tosco y previsible puso en bastantes aprietos a una defensa blanda, como ha sido norma estos primeros compases de la temporada, que cometió varios errores de bulto que no fueron castigados con un gol por la falta de acierto de los noruegos.

Moldskred, al igual que en San Mamés, fue la gran pesadilla del Athletic. El pequeño delantero dio el primer aviso serio, a los seis minutos, en un disparo cruzado que se marchó fuera por muy poco y poco después servía un buen balón a Knarvik que el centrocampista desperdició chutando desde la frontal por encima de la portería.

Los de Caparrós, sin ritmo, no acababan de encontrarse cómodos sobre la hierba artificial de Alfheim y apenas encontraban la manera de acercarse a la meta de Ramovic, salvo en balones colgados mal rematados o despejados sin mayores apuros por los centrales nórdicos.

Un tiro desviado de Yeste (m.18) y el tímido disparo de Susaeta a las manos del meta local (m.27) completaron el pobre bagaje bilbaíno antes de que un centro-chut del propio Susaeta en el 42 que se fue alto por poco y acabara siendo lo más destacable del capítulo ofensivo visitante.

Ficha técnica:

1.- Tromsoe IL: Ramovic; Hogli, Tore Reginiussen, Koppinen, Yndestad (Taboga, min.89); Knudsen (Strand, min.82), Knarvik (Isaksen, min.94), Jensen, Lindpere; Moldskred y Rushfeldt.

1.- Athletic Club: Iraizoz; Iraola, Amorebieta, Ocio, Castillo; Susaeta (Koikili, min.89), Javi Martínez, Yeste (Gurpegui, min.93), De Marcos (Iturraspe, min.68); Toquero y Llorente.

Goles: 0-1, min.55: Javi Martínez, de penalti. 1-1, min.61: Rushfeldt.

Árbitro: Tony Chapron (Francia). Expulsó con roja directa al portero local Ramovic (m.92). Además, mostró tarjetas amarillas a Moldskred, por el Tromsoe, y a De Marcos, Iraizoz y Javi Martínez, por el Athletic.

Incidencias: Partido de vuelta de la última previa de acceso a la Liga Europa. Unos 6.000 espectadores, lleno, en el Estadio Alfheim, entre ellos unos 200 aficionados del Athletic. Terreno de juego de hierba artificial. Sol y unos 12 grados de temperatura al inicio del partido.

La primera parte echó el cierre con la más clara ocasión de gol en botas, obviamente, de los jugadores del Tromsoe. Moldskred aprovechó un error de Iraola al tirar el fuera de juego para penetrar solo hasta la línea de fondo y centrar al área pequeña. Allí, Lindpere desvió de tacón y la pelota salió mansamente fuera rozando la base del poste.

Los de Caparrós no se dieron por aludidos y el Tromsoe siguió apretando las tuercas hasta que en una acción aislada un golpe de fortuna le dio al Athletic el mando del partido. El árbitro decretó penalti después de un flojo tiro de De Marcos que pareció tocar en las manos de Kopinen. Javi Martínez no lo desaprovechó y puso el 0-1. Increíble.

Hecho lo que parecía imposible, no tardó el Athletic en tirar por la borda el premio en una jugada que volvió a sacar los colores a la defensa. Moldskred superó a Castillo para centrar desde la derecha y el veterano Rushfeldt dejaba en evidencia a Ocio con un cabezazo en globo que superaba a Iraizoz.

El partido volvía a empezar, pero con un Tromsoe cuesta abajo y el Athletic haciendo lo que no sabe, defender. Los locales se agigantaron y acogotaron a un Athletic torpe que no hizo otra cosa que quitarse la pelota de encima y pasó un rato malísimo agobiado por el empuje y el coraje de su limitado rival.

El balón rondó con peligro la meta de Iraizoz en un puñado de ocasiones pero la pesadilla no llegó a consumarse. La expulsión en el tiempo extra del portero Ramovic, que cometió la estupidez de empujar a Yeste cuando salía del campo para ser sustituido, puso punto final a este horrible partido.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información