Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¿Por qué Messi sí y Puyol no?

  • El Barça menosprecia a su capitán
El Barça menosprecia a su capitán
I.L I.L

Las renovaciones de Puyol y Messi por el Barcelona vuelven a mostrarnos una vez más cuál es la manera de actuar de los dirigentes del Barcelona. Mientras que el "niño mimado" está encontrando todas las facilidades del mundo para pasar a ser el jugador mejor pagado del mundo, los currantes de verdad, como es el caso de Puyol, no van a tener otro remedio que coger la puerta de atrás del Campo Nuevo el próximo verano.

Y no es el primer caso de este tipo que se da en el club de la Ciudad Condal. Mientras que vividores y amantes de la vida nocturna (Ronaldinho, Deco o Rivaldo) recibieron tratos de los dirigentes culés en el tiempo que militaron en la disciplina del Barcelona, otros futbolistas de clase más modesta pero con rendimiento tan eficiente como los megacracks del equipo culé (Abelardo, Sergi, Guardiola y ahora Puyol) no vieron reconocidos sus servicios al club.

PUYOL, UN EJEMPLO DE PROFESIONALIDAD

El caso de Puyol es especialmente sangrante. Su comportamiento en los once años en el primer equipo del Barcelona han sido impecables, a pesar de haber sido considerado por muchos entrenadores como el 'chapucero' del equipo, ya que al defensa sólo le ha faltado jugar de portero comp parte de los experimentos de todos los 'cerebritos' (Van Gaal, Rijkaard, Guardiola) que ha tenido como entrenadores.

Un hombre que ha dado todo por la camiseta, que ha jugado lesionado en infinidad de ocasiones, y que ahora, cuando va a firmar el que sea posiblemente el último contrato profesional de su carrera, se va a llevar un portazo en las narices. Es curiosa la ética de trabajo que se tiene en esta directiva. Laporta y los suyos prefieren renovar a alguien siempre que puede se escaquea de los entrenamientos y los partidos del Barça (hablamos de Messi) antes que premiar por su esfuerzo a un jugador de esa cantera de la que tanto alardean.

EN EL REAL MADRID NO PASARÍA ESTO

Desde luego en el Real Madrid no pasan estas cosas. Jugadores como Raúl, Guti e Iker Casillas han firmado contratos vitalicios como recompensa a la defensa de los valores que conlleva el vestir una camiseta como la del Real Madrid. Allí la cultura del 'botellón' (esa que han llevado Sneijder, Ronaldo o Cassano, por mencionar algunos ejemplos) es castigada incluso con la salida del equipo. Y no como en Barcelona, donde Ronaldinho y Deco se hicieron más famosos por el número de discotecas que visitaban a la semana que por los goles anotados.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información