Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Pepe salva los muebles para Portugal

  • Hungría 0 - 1 Portugal
Hungría 0 - 1 Portugal
EFE EFE

La selección de fútbol de Portugal todavía sueña con estar en el Mundial de Sudáfrica gracias a un gol del madridista Pepe, que le dio el triunfo frente a Hungría, en partido clasificatorio para el Mundial 2010.

HUNGRÍA: Babos; Bodnar, Juhasz, Gyepes, Halmosi, Dzsudzsak, Toth (Buszaki, min. 83), Dardai (Priskin, 64), Vadocz, Huszti (Priskinpara, min.64), Torghelle.

PORTUGAL: Eduardo; Duda, Bruno Alves, Pepe, Carvalho, Bosingwa, Raul Meireles, Deco (Simao, min.47), Tiago (Rolando, min.90), Cristiano Ronaldo, Liedson (Nani, min.81).

GOLES: 0-1, min.9, Pepe.

ÁRBITRO: Stephane Lannoy (FRA). Amonestó a Toth (min.50) y Halmosi (min.94) por Hungría, y a Pepe (min.69) y Duda (min.77) por Portugal.

ESTADIO: Ferenc Puskas.

Los de Queiroz, que en esta ocasión sí estuvieron a la altura de las circunstancias, comenzaron el encuentro sabedores de la importancia del choque y se hicieron con el control del balón desde los primeros compases del juego. Fue Deco, el centrocampista del Chelsea, quien en un libre directo botado desde la banda izquierda puso un balón franco en el área pequeña que Pepe, libre de marca, cabeceó a la red e hizo el único gol del encuentro, que enmudeció al público del estadio Ferenc Puskas de Budapest.

PEPE SALVA A QUEIROZ

Pepe hizo realidad parte de la máxima del seleccionador luso, Carlos Queiroz, para este encuentro: "marcar cuanto antes y no sufrir goles". Portugal se resarcía así del déficit ofensivo que le ha caracterizado en los últimos partidos, y jugó a partir de ese momento con mayores espacios en la línea defensiva del equipo magiar que, no obstante, no varió su esquema de juego y cedió el balón a los portugueses.

Las opciones de Hungría pasaban por aprovecharse del juego directo, la velocidad de sus puntas y las jugadas a balón parado, y a punto estuvo de tener éxito, en un lanzamiento de falta de su estrella Dzsudszak, en el minuto 24, cuando el balón acarició el poste izquierdo tras pasar por el medio de la barrera portuguesa.

DOMINIO HÚNGARO

De nuevo Dzsudszak, jugador del PSV Eindhoven, en el minuto 26 pudo estrenar el marcador para los magiares, en un libre directo que se marchó cerca de la escuadra derecha de la meta portuguesa. El estadio empujaba a los húngaros, pero bastó una jugada individual del capitán luso, Cristiano Ronaldo, en la que obligó al portero a emplearse a fondo, para que Portugal se sacudiese la débil presión magiar.

Nada más comenzar la segunda parte, Deco se lesionó y fue sustituido por Simao (Atlético de Madrid), aunque Portugal no acusó la baja de su cerebro y mantuvo el orden frente a la apuesta húngara por un juego más trabado. Hungría no encontraba la forma de imponerse a los portugueses y el técnico magiar, Erwin Koeman -hermano de Ronald, ex entrenador del Valencia- quemó las naves, efectuó un doble cambio y dio entrada en el terreno de juego a Priskin y Hajnal en el minuto 65.

PORTUGAL ACABÓ ENCERRADA EN SU ÁREA

Las sustituciones otorgaron más fuerza a la ofensiva húngara, que poco a poco fue encerrando a Portugal en su campo. En el minuto 74, Hajnal, que acababa de entrar en el terreno de juego, recogió un balón muerto en la frontal del área lusa y realizó un remate que rozó la escuadra de la portería portuguesa.

Aunque una jugada de Ronaldo en el 75 pudo sentenciar el encuentro a favor de los de Queiroz, no era la noche del jugador más caro del mundo, que completamente solo volvió a estrellar el balón en el cuerpo del portero magiar. Dos minutos después Duda derribó a Torghelle, cuando éste se dirigía a la meta lusa, y vio la tarjeta amarilla, pese a las protestas de los húngaros, que pedían la expulsión del portugués.

En el lanzamiento de la falta, desde 35 metros, Hungría pudo empatar aunque Eduardo repelió el último ataque de los de Koeman. De este modo, Portugal adelanta a Hungría en la fase de clasificación del grupo I para el Mundial 2010, aunque cuenta con los mismos puntos, y se sitúa tercero con trece, por detrás de Dinamarca, con 18, y Suecia, con 15.

Los "soldados" de Queiroz mantienen la esperanza de que una conjunción de victorias en la vuelta contra Hungría y ante Malta, así como un pinchazo de Suecia, pueda colocarlos segundos del grupo y conseguir el pase a la repesca.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información