Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Guardiola es cuestionado

Defensa Central Defensa Central


Todo parecía un camino de rosas en la pretemporada azulgrana, y Guardiola el nuevo mesías. Pero nada más lejos de la realidad. El Barcelona ha ido solventando sus compromisos sin problemas, eso sí, siempre ante rivales de poco o ningún nivel. Pero en el primer envite serio de la temporada y ante un equipo medianamente fuerte, el Barça hizo aguas en el Gamper, y Boca a punto estuvo de mojarle la oreja.

Desde que ha llegado al cargo, Guardiola ha querido abarcar demasiados campos del club. Entrena, planifica la plantilla y hasta dirige las decisiones de disciplina interna del club. Sus acciones han estado impregnadas de cierta prepotencia hasta el momento, tanto es así, que el Gamper fue el colmo de sus despropósitos. Ante su afición quiso hacer gala de su buen talante hacia la cantera plantando sobre el campo a un equipo que parecía más el Barcelona B que ese equipo que se ha gastado más de 80 millones en refuerzos.

Córcoles, Sergio Busquets, Víctor Vázquez, Jeffren, Pedrito... fueron una apuesta demasiado osada para enfrentar a Boca, que no venía precisamente a pasearse a la ciudad condal. A punto estuvo Guardiola de pagar cara su soberbia. Boca se adelantó y estuvo a punto de llevarse el encuentro, cosa que hubiera hecho si el colegiado no hubiera prolongado 5 inexplicables minutos el partido, para que el Barça se llevara su trofeo.

Guardiola junto a Txiki Begiristain habían planeado con inteligencia una pretemporada de lo más blandita, para ganar, golear y renovar la ilusión de los aficionados. Pero los rivales han sido de lo más flojitos: Hibernian, Dundee United, Chivas de Guadalajara (con todo el respeto del mundo), New York Red Bulls o Wisla de Cracovia no daban la medida real del equipo, que sí se pudo ver en el Gamper.

Se gana las primeras críticas de "su" prensa

La propia prensa catalana, siempre defensora en lo bueno y en lo malo del proyecto azulgrana, ya ha versado sus primeras críticas hacia el técnico barcelonista. Así, en el Sport se dice: "La pizarra de Pep Guardiola no paró de dibujar. Invento tras invento, el esquema del Barça dejó anoche a los más de 70.000 espectadores que acudieron al Camp Nou algo confusos" o "Cierto es que el Wisla de Cracovia es un conjunto de menor entidad que el rival de anoche, pero la imagen del Barça distó mucho de la ofrecida en el encuentro de la previa europea. Y todo ello por el dibujo de Guardiola. Un planteamiento que demostró el gran abismo que separa el equipo titular de un teórico once suplente".
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información