Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La inversión balcánica

José David López José David López

Tanto se habla estos días del abanico de delanteros y jugadores de ataque que maneja el Real Madrid de cara a mercado invernal, que todos se olvidan de otras mermas que refleja partido a partido el equipo blanco. Es cierto que la larga ausencia (desgraciada) de Ruud Van Nystelrooy, obliga a Calderón a rascarse el bolsillo en busca de un goleador que aporte sus números para ayudar a los Raúles e Higuaínes, pero no por ello hay que ignorar otros puntos negros de la plantilla merengue.

Uno de ellos nos lleva irremediablemente a los laterales. Marcelo sigue progresando con varios detractores que recuerdan a un Roberto Carlos irrepetible. Heinze se ve obligado a jugar de carrilero cuando jamás destacó por ello, sino por su marca y juego aéreo. Ramos lleva todo el año recordando que toda la banda derecha es suya y eso le supone un gasto energético extra. Salgado, que recibe apoyos y críticas por igual, aún tiene que demostrar que puede mantenerse en el grupo.

Todos evidencian la necesidad de reforzar los laterales y allí, con un mercado muy caro y con poca variedad actual (más allá de cracks consumados), entran en el guión nuevas inversiones. La balcánica es una de ellas. Dos croatas, sendos laterales con recorrido e internacionales, han aparecido como posibles objetivos blancos. Daniel Pranjic y Dario Srna.

El primero está en un momento de forma espectacular, es la estrella del Heerenveen holandés y tiene encandilada a toda Europa en el que, por las buenas o las malas, será su último año en Holanda. Tan fuerte es su estado de confianza actual, que pese a ser un lateral (viene actuando últimamente como interior), es capaz de llevar la batuta de su equipo en los penaltis. Tiene 27 años, la edad ideal para dar el salto y ofrecer varias campañas a gran nivel pero, sobre todo, la mentalidad hambrienta y renovada que anhelan desde la directiva.

El segundo lleva años como pilar del Shakhtar ucraniano y es un fijo en la selección croata, con la que anotó un gol en la última Eurocopa. Jugador con carácter guerrero, muy seguro en sus avances ofensivos y con buen disparo lejano. Experto, profesional y con ganas de llegar, por fin, a un grande del viejo continente. Como su compatriota, tiene 27 años y sabe que está en la agenda. Un acierto seguro.

Dos semidesconocidos que pueden solventar por la vía rápida y sin grandes desembolsos económicos, un problema, el de los goles nacidos en los laterales, que nadie parece querer afrontar. 15 millones y dos croatas con hambre son la solución ideal o, al menos, la más solvente.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información