Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Equipo pequeño

Alejandro Alcázar Gómez Alejandro Alcázar Gómez

Muchas veces a uno no le queda otra que alucinar con ciertos analistas futbolísticos de nuestro país, que están a la misma altura de los resultados que cosechan nuestros equipos en Europa. Opiniones que se tornan consejos y que se convierten en ruina, porque arrastran las voluntades de directivos, entrenadores y jugadores hasta darse de bruces con semanas de estrepitosos resultados continentales.

Por ejemplo. Me harté a escuchar que el Madrid de Juande jugaba como un equipo pequeño. Especialmente tras perder en Barcelona 2-0. Fue la conclusión final que reforzaron los anti porque el Madrid ganaba sus partidos 1-0 gracias a sus previsiones defensivas.

Pero hete aquí que llegó el Liverpool. Benítez demostró ser un estratega descomunal, con un torrente de recursos defensivos fuera de lo común. Ahogó, anuló, asfixió, minimizó, estranguló, sofocó, reprimió, y todos los adjetivos que ustedes quieran, el fútbol de ataque del Madrid. Jugó con once por detrás del balón, y cuando lo recuperó, pelotazo arriba o conexiones de primeras (pocas si no participaba Xabi Alonso).

Un planteamiento similar al que suele utilizar Juande, aunque el Madrid apuesta bastante más que el Liverpool por tener el balón. El resultado es, según los ‘cuentistas’, que este Liverpool es magistral; que Benítez es dios (menor de ahí que vaya con minúscula, pero dios), que dio un ‘chorreo’ táctico a Juande y que no hay color entre uno a otro equipo. Eso sí, ninguno recordó que al Madrid por jugar así le tacharon de equipo pequeño. Cojonudo. O mejor dicho, con estos analistas nuestro fútbol seguirá siendo pobre, pobre, y bajando su coeficiente UEFA.

Para mí el verdadero problema de Juande fue heredar la chapuza de tener que elegir entre Lass y Huntelaar para jugar la Champion. Claro, Juande eligió al destructor acorde a sus ideas de cuadricular un campo de fútbol, como hace Benítez. Y llegó el Liverpool al que o juegas con un delantero centro y abres el fútbol por las bandas o te arriesgas a coleccionar adjetivos como ahogado, anulado, asfixiado, minimizado, estrangulado, sofocado, reprimido…

A nuestro fútbol lo sitúan donde está nuestros analistas, de esos sanedrines que proliferan como las amapolas por radios y televisiones. Son cosas de nuestros filósofos del balón. ¿Qué dirán si Juande plantea el partido en Anfield como lo hizo Benítez y en un doble error defensivo de los ‘hispanoingleses’ el Madrid remonta? Pues dirán que Juande presidente (con minúcula, claro). Y si no al tiempo.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información